alt
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Victor de Sierra y Abello (1791-1877), teniente general de los ejercitos nacionales

El teniente general D. Víctor Bernardino de Sierra y Abello pertenecía a esa generación ilustre que tomó parte en los sucesos que conmovieron al mundo a causa de la revolución francesa, y que combatiendo al invasor de nuestro país, formó a la vez el primer Código Constitucional de España. Hijo del diputado constituyente de las Cortes de Cádiz, D. Francisco de Sierra y Llanes, y de Dª María Abello Fuertes de Castrillón, nació D. Víctor en Jarceley, parroquia de San Martín de Sierra, concejo de Cangas de Tineo, provincia de Oviedo, el 6 de Marzo de 1791, de ese año que preparó las sangrientas convulsiones de Francia.

Siguió una carrera literaria en la Universidad de Oviedo; pero en 1807, vencido por su decidida vocación a la milicia, abandonó las aulas que frecuentaron Campomanes y Jovellanos, y con quince años cambió los estudios de teología por la espada de soldado, ingresando como cadete del regimiento de caballería del Rey, a la sazón en Valladolid, e inmediatamente formó parte de la expedición a Dinamarca, mandada por el Marqués de la Romana, tomando parte en los hechos de armas que ocurrieron.

Dos años después, en 1809 cuando la Guerra de la Independencia llamaba en torno de la bandera de la patria a todos sus hijos, el joven oficial combatió denodadamente en Almaraz y Talavera de la Reina recibiendo en esta última batalla, a las órdenes del general Cuesta, gloriosas pero gravísimas heridas al cargar su regimiento a la caballería de M. Villatte que quedó completamente destruida por las lanzas castellanas pero, que a Victor Sierra le obligaron a dejar por breve tiempo los campos de batalla.

Aquel bautismo de sangre, lejos de apagar los bríos del oficial Sierra, que sólo contaba entonces diecisiete años, sirvió por el contrario para enardecerlos más, si esto era posible. Restablecido ya, en 1810 tomó parte en las acciones de Trigueros, Gibraleón y Villarrasa, en la provincia de Huelva a las órdenes de los generales Copons y Ballesteros.

En 1812 alcanzó el grado de teniente de los Húsares de Cantabria, unidad de caballería ligera surgida en el verano de 1808, concurriendo al año siguiente a las batallas de Vitoria y San Marcial, a la toma de Irún, paso del Bidasoa, y conquista de las célebres líneas de Viriato.

En 1814 estuvo en la batalla de Tolosa, y mereció por su conducta y valor ser citado por el general Freire en el parte oficial del combate.

Concluida ya la Guerra de la Independencia Española, en 1816 fue nombrado capitán del depósito de Ultramar, y participó en las guerras de emancipación de Venezuela, Panamá, Nueva Granada y Perú con el brigadier José de Canterac, militar español de origen francés. Allí ardía también el fuego de la guerra y en 1817, capitán ya de la 2ª compañía de lanceros del Rey y mandando un escuadrón, asistió a las acciones de la Asunción (Paraguay), Portachuelo de San Juan y toma del fuerte de Juan Griego (Isla Margarita).

En 1818 participó en el reñido combate de “La Puerta” (tercera batalla de “La Puerta” de la Guerra de Independencia de Venezuela), en el cual, dispersada la vanguardia española, resistió heroicamente con su escuadrón el choque de las fuerzas enemigas, dando lugar a la salvación de tres batallones que ya estaban precticamente hechos prisioneros por los americanos rebeldes. En este combate perdió su caballo y recibió un golpe de lanza, siendo nombrado teniente coronel sobre el campo de batalla.

El 7 de agosto de 1819 sostuvo la retirada de Boyacá (batalla del puente de Boyacá de la Guerra de Independencia de Colombia), siendo la fuerza de su mando la última que abandonó el campo de batalla en aquella desdichadísima jornada que terminó con la derrota del ejercito realista. Hasta 1820, año que regresa a la península ibérica, estuvo presente en la mayor parte de las acciones que se libraron en el Nuevo Reino de Granada.

En 1822 obtuvo la comisión de perseguir a la facción de la Pola de Siero (Provincia de Oviedo), consiguiendo en breve tiempo exterminarla, y en ocho días desempeñó la de pacificar los concejos de Cangas y Tineo, que se habían levantado en masa.

En 1823, destruyó las facciones de Collar y Batanero, copando toda su gente; en Valdearenas (Guadalajara) hizo prisioneros a los jefes de otros dos partidas importantes; persiguió y derrotó en Serón (Almería) y Monteagudo (Murcia) al francés Jorge Bessières, aniquilando su partida; hizo levantar el sitio de Cuenca; destrozó la facción de los García atacándolos en las proximidades de Quintanar de la Orden (Toledo), cogió 70 prisioneros, y dejó tendidos en el campo de batalla a los dos jefes de la partida.

Después de otros heroicos hechos, la entrada de los franceses en Cádiz y el alzamiento de Riego, al que se adhirió, fueron las causas de que le declarasen indefinido. En esta situación, impurificado en 1ª y 2ª instancia, y sin derecho a pensión alimenticia, se retiró a su país (Asturias) hasta el año de 1834.

En Asturias permaneció hasta la muerte de Fernando VII (San Lorenzo de El Escorial, 14 de octubre de 1784 – Madrid, 29 de septiembre de 1833); y cuando estalló la guerra civil en la península, Sierra ofreció sus servicios a la Reina Gobernadora, y dio inicio otra época de penalidades y de glorias.

Victor Bernardino de Sierra y Abello fue ascendido a tenienete general por antigüedad

Mandando el regimiento de caballería del Príncipe, 3º de línea, se incorporó al ejército del Norte en 1835, y formó parte de la expedición del general Peón contra el faccioso general Sanz. Relatar los hechos hasta 1838, que obtuvo el grado de Mariscal de Campo, sería referir la historia de la guerra civil de aquellos años. Destacable de esa época es la memorable acción que le llevó junto al general Iriarte, a atacar con tres escuadrones al rebelde teniente coronel Ignacio de Negri y Mendizábal, conde de Negri, en las inmediaciones de Saelices del Río (León), donde envolvió y arrolló toda la caballería enemiga, aniquilándola por completo cogiéndole tres compañías de cazadores con 16 oficiales, sin contar los muertos y heridos.

Hay que tener en cuenta que nuestro bravo, inteligente y modesto soldado obtuvo todos sus ascensos por acciones de guerra. Fue nombrado brigadier por el paso del vado del Narcea, en Cornellana, y en Mayo de 1938 recibió el nombramiento de ayudante general de Guardias de Corps. Desde este mismo año disfrutaba de la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. En diciembre de este año pasó del cuartel a su país, hasta 1843, en que recibió el mando de una división en el sitio de Barcelona.

En 1844 obtuvo la credencial de ministro del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, cuyo puesto ocupó hasta 1851, año en el que logró, a petición propia, salir de cuartel para Oviedo y Madrid.

En 1871 por su antigüedad y por sus grandes servicios prestados durante una larga vida de abnegación y trabajos sin cuento, a las nobles causas de la independencia patria, de la integridad nacional y de las instituciones liberales, le fue concedido el grado de teniente general.

Nuestro anciano teniente general falleció en Madrid el 16 de noviembre de 1877, con sentimiento profundo de cuantos tuvieron la fortuna de cultivar su ameno y agradable trato, y de conocer a fondo la sólida instrucción literaria, de la que no hizo jamás alarde alguno, pero que revelaba, sin pretenderlo, hasta en sus más familiares conversaciones.


 Fuentes:

La Ilustración española y americana – Año XV. Núm. 33.- Madrid, 25 de noviembre de 1871
La Ilustración española y americana – Año XXI. Núm. 45.- Madrid, 8 de diciembre de 1877


Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *