“Crónicas Canguesas” (1910-1928) de Borí

Alrededor de mi casa. Crónicas canguesas (1910-1928), es un libro de Gumersindo Díaz Morodo “Borí” en el que se recogen 35 artículos y crónicas publicados en los periódicos La Justicia y El Distrito Cangués y en las revistas Asturias y El Progreso de Asturias. Alfonso López Alfonso es el autor de la biografía de Borí y editor de la obra; Juaco López Álvarez, firma una introducción en la que se reconstruye el mundo familiar y social en el que desarrolló su vida este periodista cangués. Esta publicación ha sido sufragada por el Ayuntamiento de Cangas del Narcea.

Borí nació en Cangas del Narcea en 1886 y murió exiliado en Salsigne (Francia) en 1944. En nuestra web puede leerse una breve biografía de este republicano rebelde, que durante cerca de veinte años se dedicó a escribir artículos políticos y crónicas de la vida canguesa, que constituyen hoy un testimonio directo imprescindible para conocer la vida social, cultural y política de Cangas del Narcea en las primeras décadas del siglo XX. Sus artículos muestran a un hombre preocupado por lo que sucedía alrededor de su casa y también por los grandes problemas de su tiempo. Borí era un escritor capaz de un amplio registro que abarcaba desde el artículo de opinión puro y duro hasta las crónicas viajeras o la semblanza emotiva. Casi hace un siglo que Borí escribió algunos de los artículos que se recopilan en este libro y muchas cosas han cambiado en Cangas del Narcea, pero hay en ellos algo que se mantiene muy vivo y nos alcanza de lleno.

Como deferencia para los lectores de la web del Tous pa Tous publicamos dos de los artículos de Borí recogidos en este libro: “Pláticas cuaresmales: ¡Meditemos!” (1912) y “Por tierras de occidente: Santiso” (1917). El primero es una muestra de artículo político en el que describe desde el punto de vista de un republicano, la lucha entre el liberal Felix Suárez Inclán y el conservador Luis Martínez Kleiser en las elecciones a diputado a Cortes por el Distrito de Cangas del Narcea en 1912 y el segundo es una crónica sobre el barrio de Santiso en Cangas del Narcea y su fiesta dedicada al vino.

Ignacio Álvarez Castelao (Cangas del Narcea 1910 – Oviedo 1984), arquitecto

Por Rogelio Ruiz Fernández – Doctor Arquitecto. Nueva Quintana (LNE) 30 de marzo de 2010

El arquitecto, de cuyo nacimiento se cumplen cien años, dejó en Oviedo una huella profunda de su trabajo, marcado por la innovación y la investigación de materiales

Ignacio Álvarez Castelao (Cangas del Narcea 1910 – Oviedo 1984); retrato de Nicanor Piñole

Al igual que muchos escritores son su ciudad y ésta no puede entenderse sin aquéllos, sin su complicidad (Joyce es Dublín, Leopardi Recanati, Lezama es La Habana, Cunqueiro Mondoñedo, Clarín Oviedo?) así, muchos arquitectos están maridados a un lugar. Barcelona sin Gaudí no sería igual, ni Gaudí sin su amada, Lubjana no lo sería sin Plecnik, ni Viena sin Wagner, Olbrich y su primavera sagrada. Chistopher Wren es San Pablo y también todo un Londres blanqueado. Tampoco Como, la bella ciudad italiana junto al lago, sería la misma sin Terragni, para mí su amado. Pero los escritores que fijan un tiempo con su obra permanecen encerrados en sus páginas, en nuestros anaqueles, esperando, como joven en el baile a ser sacados, a bailar una pieza; mientras que los arquitectos nos tienen presos, realizan el telón de fondo sobre el que discurren nuestras vidas, se viven a diario sus obras y se nos presentan, querámoslo o no, todos los días, tras incluso la muerte de su autor, como es el caso, como presencia cotidiana. Ya habrán descubierto a estas alturas, deberían saberlo ya, que Castelao es Oviedo y Oviedo sería menos profundo sin Castelao. Sin embargo, siendo queridos todos los citados, y con su calle y su respeto, no todos reciben el mismo cariño de su esposa. Los modernistas, clasicistas, formalistas al fin que ya he citado son adorados con embeleso, mientras que aquellos como Terragni en Como, Le Corbusier en toda Francia o nuestro Castelao, que siguieron un camino menos labrado, se quieren sí, pero con la prevención de lo nunca del todo comprendido. También Aalto, con quien mantenía relación epistolar nuestro protagonista, es así querido en su Finlandia y quizá por ello le puso a su barco el nombre «Nemo Propheta in Patria».

La figura de Ignacio Álvarez Castelao -nacido en Cangas del Narcea el 31 de marzo de 1910 y que murió en Oviedo en 1984- no es fácil de acometer, al menos tres tesis doctorales se han iniciado ya hace tiempo y hasta el momento no conozco ninguna concluida y esto es particularmente grave, por lo muy necesario que sería que a partir de su legado se realizara un estudio suficientemente profundo que garantizara la difusión nacional e internacional que merece su figura. Podemos analizarlo aquí someramente, para comprenderlo mejor, desde tres puntos de vista. En primer lugar su excepcional conocimiento constructivo y su vocación investigadora en este campo gracias a su formación ingenieril, en segundo lugar la investigación tipológica y formal en el campo de la vivienda y como colofón los grandes edificios públicos.

Su conocimiento de los materiales hizo que los utilizara siempre con nobleza, crudos, como propiciaban los brutalistas, y buscará, afianzando sus conocimientos con propuestas cada vez más audaces, las posibilidades del hormigón y el acero. Realizó dos patentes, una de forjados y otra que pueden ver en la gasolinera de la Tenderina, que es el nudo Castelao, con el que a partir de piezas muy sencillas articula una estructura espacial muy ligera que permite cubrir grandes vanos. O los grandes vuelos estructurales de hormigón que vemos en Medicina o las mismas losas que conforman las aulas, o con que sabiduría, haciendo que el elemento constructivo sea el que genere la belleza en los encofrados recuperables utilizados en el Colegio San Ignacio. En muchas ocasiones enfrenta la dureza y fuerza de materiales como el hormigón, siempre con huellas de su construcción, bruto, con la calidez de la madera en carpinterías. Otras veces lo relaciona con elementos cerámicos ladrillos o plaquetas que utiliza con destreza, generando textura con distintas tramas, con piezas de diferente cocción que generan vibración precisamente por la diferencia de sus unidades (por su calidad de única dentro de las que parecen iguales), cambiando las disposiciones de ladrillos en aulas de tal modo que al ponerlos al canto absorban el sonido en las zonas que más interesa… También los elementos modulares de hormigón que utilizó en varios edificios (Hunosa, Geológicas?) le permitían aunar dos de sus pasiones, la construcción de la que venimos hablando y la matemática que se desprende de la seriación.

La matemática subyace de tal forma en sus composiciones que a veces es el motivo del que surge la belleza y le permite alejarse de las contingencias de lo cotidiano. Sus realizaciones en el campo de la vivienda, tanto el Serrucho como el Serruchín o Alsa son edificios en los que lo trivial desaparece (¡y vuelve cuando se cierran las terrazas!). A veces en la ciudad vemos construcciones sin intención que nos permiten ir leyendo cosas prosaicas: eso es el salón, eso el tendedero, eso el cuarto de los niños? Nunca en Castelao, con él la Arquitectura brota con fuerza de una proposición previa y certera a la que van siguiendo las necesidades, tras su mando.

Transformó el antiguo convento de Santa Clara, destrozado por la guerra, en la delegación de Hacienda

Edificio conocido como «El Serrucho», proyectado por Álvarez Castelao (1956) en la calle Cervantes de Oviedo. Foto: J. Ramón Puerto

«El Serrucho» visto desde la negación que es su chaflán no es un edificio de viviendas, son un conjunto de cajas que flotan tocando planos, son seriaciones antes de que conociéramos a Judd, Geológicas es Geológicas cincuenta años antes que los Juzgados de Chipperfield de Barcelona y mucho mejor, el «nudo Castelao» lo era cuando Buckminster Fuller jugaba a lo mismo en América, y su amigo Aalto estaría encantado de firmar los edificios de los empleados de Hacienda sin duda, por cómo van girando, cómo comprenden los árboles que abrazan, que rodean, desde la simplicidad de unas galerías? Castelao, cuando nadie viajaba, nos trajo el mundo aquí.

Y qué me dicen de esos portales, que te quedas mirando desde la calle como si fueran un escaparate que te vendiera algo, pero no te lo vende, te lo da, te da un remanso contra la vulgaridad, te da la destreza infinita a la hora de combinar materiales de cogerte en el exterior y absorberte en la entrada hacia tu casa, te acompaña de la mano por esas escaleritas que te llevan al ascensor, esos gresites, mármoles? (por favor, que alguien quite la rejería pseudoforja con dorados de Santa Teresa, 20), y ya que la cito, qué me dicen de la planta de los apartamentos de Santa Teresa, qué sabiduría, qué control y saber en esas circulaciones compartidas que destierran pasillos (o en Alsa).

Convento de Santa Clara (Oviedo), adaptado en 1960 por Álvarez Castelao para Delegación de Hacienda

Pero Castelao, que estoy pintando como mítico, también fue funcionario de Hacienda, y esto le permitió, probablemente como a Kafka, desarrollar una segunda identidad, meter quizás el orden cotidiano en su vida, para que brotara más suelta su arquitectura. Por esta condición accede a la restauración de Santa Clara, actual sede de Hacienda, y allí cose el edificio herido por la guerra. Con decisión, dejando allí colgado ese balcón, que no va a ningún lado, que queda sólo como un brazo truncado, como que quiere seguir, como que quiere que se cierre el convento mutilado. Como un doctor en igual caso corta por lo sano, eso sí, poniendo su arquitectura al mismo nivel que la del pasado. Sin mimetismos, nos recuerda la guerra, el dolor inacabado. En la última restauración sobre la de don Ignacio se pierden temas importantes de la obra del maestro, la ligereza de las carpinterías iniciales, y también que este gresite que él utilizaba tiene vibración, como antes comentaba, y al utilizarse prefabricados absolutamente idénticos en todas sus piezas, o piedras muertas, el edificio, tras tanto tiempo enfermo, nos parece que se muere también. Adquiere algo que siempre esta desterrado de su obra: afectación. Lo mismo ha sucedido con Industriales en Gijón, que ya no es lo mismo, está demasiado limpio.

Facultad de Ciencias Geológicas y Biológicas en Llamaquique de Álvarez Castelao (1965)

Facultad de Ciencias Geológicas y Biológicas en Llamaquique de Álvarez Castelao (1965)

Les voy a pedir, si leyeron hasta aquí ya están dispuestos, que como ven lo que debemos a Castelao, le regalemos agradecidos en este centenario de su nacimiento un paseo hasta Llamaquique y al Cristo, y que allí vean Geológicas y Medicina, y al final, el regalo, verán, se lo volverá a hacer él a ustedes. En Geológicas y Biológicas de nuevo están las Matemáticas, contrastando el paralelogramo, platónico, o mejor cartesiano, con la espiral que remite a las caracolas y la vida en crecimiento. En este hall la dureza de los materiales contrasta con la sinuosidad y organicidad de las amebas de Suárez que recorren el suelo. Una rampa rodea este mosaico dando acceso a las distintas clases, triangulares y en crecimiento.

Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, obra de Álvarez Castelao (1972)

En Medicina me gustaría destacar la lección en recorridos, las distintas escalas, como desde la ciudad, en una visión lejana, es imponente con la mole curva de las aulas en grada, con el volumen volado de hormigón que es la zona de dirección. Pero cuando te acercas, se hace amable, te crea una escala pequeña (dos metros en algunos puntos), un claustro «conventual» que aleja el edificio alto y luego el gran hall con esas escaleras piranesianas de hierro que te invitan al ascenso hacia el saber?

Quiero acabar compartiendo una inquietud con ustedes, ¿Por qué este Castelao tan universal pasaba tanto tiempo en su casina de forjados de madera de San Cucao, llena de elementos etnográficos, con una ventana que enmarcaba un hórreo de madera muy bien proporcionado? ¿Que buscaba?, ¿que destilaba de allí? Quizá buscase estos contrastes que generan la belleza en su arquitectura, quizá la escala, la ausencia de decoración, el pan pan, las cosas crudas como son, la arquitectura sin afectación. O quizá simplemente volviese así a la tierra, a los alrededores del Cangas del Narcea que le vio nacer, al refugio? a la paz sin fin que bien se ha merecido.

BIBLIOGRAFÍA

  • ALONSO PEREIRA, José Ramón, «Historia general de la arquitectura de Asturias», Ed. Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias. Oviedo, 1996.
  • ARANCÓN, Gerardo, «Facultad de Ciencias Biológicas y Geológicas», en GARCÍA BRAÑA, AGRASAR
  • QUIROGA, «Arquitectura Moderna en Asturias, Galicia, Castilla y León. Ortodoxia, márgenes y transgresiones». Ed. García Braña-Agrasar Quiroga, 1998.
  • GARCÍA-POLA, Miguel, «Asturias. La épica del desarrollo», en la revista «Quaderns», Ed. Collegi d’Arquitectes de Catalunya. Barcelona, 1997.
  • GARCÍA TUÑÓN, Ignacio et álii, «Guía de arquitectura y urbanismo de la ciudad de Oviedo. Ed. Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias. Oviedo, 1998.
  • NANCLARES, Fernando, «Ignacio Álvarez Castelao», en revista «Obradoiro», n.º 8. La Coruña, 1993.
  • RUIZ, Rogelio, «Faculty of Geology and Biology and Public Finances Building in Oviedo», en «Struggle for life», exposición, Sint-Lukasarchief, Bruselas, 2005.

Recuperado un cuento olvidado de Alejandro Casona

Alejandro Casona en Oviedo, 3 de junio de 1963. Fotografía de Segura. Colección del Museo del Pueblo de Asturias

En 2009 daba a conocer Antonio Fernández Insuela en un homenaje editado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y titulado En buena compañía: Estudios en honor de Luciano García Lorenzo, un cuento de Alejandro Casona (Besullo, 1903 – Madrid, 1965) inédito hasta entonces en España. En el pormenorizado estudio que lo acompaña, este profesor de la Universidad de Oviedo, muy destacado estudioso de la figura y la obra del autor de Besullo, nos pone al corriente de que el cuento está rescatado de las páginas de la revista cubana Social, por la que dejaron asomar su firma gente como Juan Marinello, Alejo Carpentier, Fernando Ortiz, Lezama Lima, Nicolás Guillén, Alfonso Hernández-Catá, Jacinto Grau, Rafael Alberti, García Lorca, Valle-Inclán, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala y un largo etcétera de cubanos, hispanocubanos y españoles cuyo nombre destacaba entonces y que en la mayor parte de los casos aún siguen importando.

Titulado “Noche de san Juan”, el cuento, escrito en el Valle de Arán, fue publicado el 9 de septiembre de 1930, en el número XV de la revista mencionada, y en él se hacen notar su realismo y el tono crítico con el conjunto social que abusa, excluyéndolo, del más débil, así como la inclusión de algunos términos propios del asturiano (“babayo”, “bálagos”, “podre”, “mayando”); pero, sobre todo, este cuento destaca por ser en algunos puntos antecedente temático de dos importantes obras teatrales de Alejandro Casona: La dama del alba y Siete gritos en el mar (el paisaje asturiano y la noche de San Juan están presentes en la primera y el incendio en la segunda). Publicado para los lectores cangueses en la revista La Maniega, ahora el Tous pa Tous lo incluye en su Biblioteca digital:


 

NOTA del Tous pa Tous:
Por otro lado también podéis consultar en la biblioteca algunos trabajos dedicados a Alejandro Casona de Adela Palacio Gros, catedrática de Instituto de Lengua y Literatura Española que mantuvo una estrecha relación con Casona y Besullo a partir de su matrimonio en 1945 con el lingüista Lorenzo Rodríguez-Castellano, natural de este mismo pueblo.
 

 

Menendo Valledor y Ron (Tineo, 1817 – Cangas del Narcea, 1892)

Menendo Valledor y Ron (Tineo, 1817 – Cangas del Narcea, 1892)  y Faustino Meléndez de Arvás García (Cangas del Narcea, 1838  – 1917) fueron los fundadores, propietarios y redactores del primer periódico que se editó en Cangas del Narcea, El Occidente de Asturias, que comenzó a editarse en agosto de 1882 y dejó de publicarse en 1891, aunque en los últimos años estaba en manos de otras personas.

Menendo Valledor fue hasta 1889 el director del periódico. Era licenciado en Derecho y fue juez de primera instancia en Cangas del Narcea, Grandas de Salime y Valdepeñas (Ciudad Real). Se retiró de la carrera judicial y vino a vivir a Cangas del Narcea donde ejerció como abogado. Según los pocos testimonios que nos quedan sobre su vida era una persona ilustrada, de trato afable y honrada en asuntos públicos. Se decía que había abandonado la carrera judicial por negarse a dictar un fallo “con arreglo al capricho de un personaje”. Constantino Suárez Españolito escribió sobre él en Escritores y artistas asturianos y Felipe Valdés, discípulo de don Menendo en las tareas de periodista, redactó en marzo de 1892 su necrológica en el diario El Correo de Asturias, de Oviedo, del cual era corresponsal en Cangas del Narcea, que reproducimos a continuación como homenaje a este pionero del periodismo cangués.

D. MENENDO VALLEDOR Y RON

por Felipe Valdés

Ayer a la una y media de la madrugada, pasó a mejor vida este distinguido vecino de Cangas de Tineo, después de una rapidísima enfermedad, dedicada a la preparación de su alma.

Ciudadano de honradez acrisolada en los actos de su vida civil, hombre de clara inteligencia y de no poco estudio, el Sr. Valledor alcanzó en esta localidad un puesto respetable que solo debe a sus propios meritos que le hicieron figurar entre los hijos predilectos de esta villa, que le debiera haber adoptado como tal.

Nacido en Tineo en el año 1817, hallábase unido a nosotros por vínculos de fraternidad, que estrechó más y más cuando estableció en Cangas su bufete de abogado. Correspondiendo a su ilustración, han ido a su despacho muchos de los habitantes del concejo y acatando sus meditados acuerdos, aproximó en diferentes ocasiones los derechos de los litigantes, huyendo de toda cuestión contenciosa, siempre que había motivo de avenencia.

Tan excelente prenda de virtud en un letrado, bastará para demostrar que el Sr. Valledor y Ron era de excepcional formalidad y enemigo de toda pendencia. En múltiples ocasiones dio pruebas de la grandeza de su corazón, interesándose por el bienestar de sus vecinos, sin buscar con ello la popularidad.

Y hasta tal punto llevó su escrupulosidad en este asunto, que jamás solicitó un puesto en política, alegando títulos justificados. Si alguna vez su ilustrado concurso fue solicitado en este Ilmo. Ayuntamiento, él, enemigo de toda ilegalidad, permanecía indiferente, sin interesar voto alguno.

En la Universidad de Oviedo cursó en la facultad de Derecho, habiendo demostrado vocación y talento para esta profesión, y luego que hubo cumplido la mayor edad, fue nombrado promotor fiscal de este término, de donde pasó a ser juez de 1ª instancia, ocupando después el de Grandas de Salime, hasta que ascendido al de Valdepeñas [Ciudad Real] y después de desempeñar este cargo un año, pidió la cesantía fundado en motivos de salud, para dedicarse en esta villa por entero al ejercicio de la abogacía.

Al lado del Excmo. Sr. Conde de Toreno figuró como conservador en esta localidad, habiendo sido elegido concejal en el cuatrienio de 1877 a 1881, cuando figuraban en este ayuntamiento personas tan ilustres como D. Nicolás Suárez Cantón, que había desempeñado la subsecretaría de Gobernación, y el Excmo. Sr. D. Marcelino R. Arango, regente que fue de la audiencia de Barcelona, y otros varios abogados y personas distinguidas.

En los últimos años de su vida, cansado de la sedentaria vida del bufete, pero sin haber perdido nada en su inteligencia ni de su ilustración, dióse el Sr. Valledor de baja en la matricula de abogado, para dedicarse a la vida agitada y febril de periodista, fundando en compañía del ilustrado secretario del Ilmo. Ayuntamiento, El Occidente de Asturias, consagrado a la defensa de los intereses morales y materiales de esta zona.

En esta etapa de su vida, que él consideraba como la más gloriosa, su biografía corre unida a la de su digno compañero el Sr. D. Faustino M. de Arvás, que secundó en sus valientes campañas, sosteniendo contra viento y marea una publicación cuyo vacío hoy se siente cada vez más.

En las columnas de El Occidente dio ancho campo a sus ideas, y difundió sus conocimientos publicando artículos literarios, científicos y algunos políticos, que merecían plácemes por la sensatez y cordura en que estaban inspirados, y una vez más probó el amor que tenía a Cangas de Tineo, en las muchas campañas, en que fue como verdadero atalaya de sus más sagrados intereses.

Era en aquel tiempo el periodismo tan desconocida en aquella villa, por lo que los fundadores de El Occidente han tenido que vencer muchos obstáculos ante los que hubieran desmayado, si no hubiesen tenido una fe ciega en su empresa, y cabiéndoles la no poca gloria de ser la primera publicación en esta extensa zona, que despertó a muchos pueblos a la vida pública.

En las columnas de dicha publicación, acogió D. Menendo al joven que daba sus primeros pasos en el periodismo, y sin desmayar a nadie en sus propósitos, era cariñoso maestro a quien muchos somos hoy deudores de no pocas enseñanzas.

Yo, el más humilde de los que han exhibido su firma en las columnas de El Occidente, llevo aún en mis trabajos sustancia de sus lecciones y en mi corazón recuerdo eterno de gratitud.

El entierro se ha verificado hoy a las diez de la mañana con numeroso acompañamiento.

De acuerdo con su disposición testamentaria, el Sr. Valledor fue conducido a la última morada en modesto féretro y depositado su cadáver en tierra. Al funeral, como a la conducción de sus restos mortales, asistió la mayor parte de la villa y algunos PP. De San Juan Bautista de Corias, además de los sacerdotes que figuraban en el cortejo.

Era el Sr. Valledor caballero de la Cruz de Carlos III, y pertenecía a algunas sociedades y academias.

En este triste trance sirva de consuelo a su distinguida familia el considerar que somos muchos los que de todas veras nos asociamos a su dolor, pidiendo a Dios recoja en su seno el alma de nuestro buen amigo.

(El Correo de Asturias, nº 622, Oviedo, 17 de marzo de 1892)

 

Las casas del concejo

Poema escrito por José Mª Menéndez Meléndez, natural y párroco de La Regla de Perandones, hacia 1933.

LOS NOMBRES DE LAS CASAS DEL CONCEJO DE CANGAS DEL NARCEA

por Juaco López Álvarez

Durante los últimos meses  [año 2009] el Tous pa Tous ha estado recogiendo los nombres de las casas de los pueblos y barrios del concejo de Cangas del Narcea. Suman alrededor de tres mil nombres. En diciembre ya habíamos adelantado en nuestra web algo sobre este trabajo. El asunto nos pareció importante, porque el nombre de la casa es el que en muchos casos identifica a los habitantes del concejo. Todos tenemos nombres y apellidos, pero con frecuencia estos no son suficientes para identificarnos ni para que nos identifiquen. A menudo, por los nombres y apellidos que figuran en el registro civil no nos conocen ni nuestros propios vecinos. Por eso en las tarjetas de visita, en las esquelas de los fallecidos y en los nichos de los cementerios, la mayoría de las familias del concejo ponen, para que se les identifique con claridad, el nombre de la casa. En la actualidad, también muchas personas lo están empleando para identificarse en sus direcciones de correo electrónico: luloxuanon@…, manolinxastre@…, josemingo@…, etc. El comentario que publicamos la semana pasada sobre esta materia, escrito por el antropólogo Adolfo García Martínez, incide en este aspecto y deja claro el papel de la casa y de su nombre en nuestra sociedad.

La que publicamos hoy es la lista de los nombres de las casas del concejo en 2010. Seguramente dentro de cinco años algunos nombres habrán cambiado o desaparecido, o la lista haya aumentado. Los nombres no son inmutables, aunque muchos permanezcan desde muy atrás en el tiempo. Solo dos ejemplos. El primero, es un fallo judicial que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo en abril de 1892, en el que se enumera a los vecinos de Mieldes y donde aparecen cinco con los nombres de la casa a la que pertenecen: La Viuda, Gamayal, Ramona, Pasiego, Ferreiro y Sico. Los tres últimos todavía se conservan en la actualidad en este pueblo del partido de Sierra. El segundo, es un poema titulado “Estadística de La Regla [de Perandones]”, firmado por Esther (seudónimo del sacerdote José Mª Menéndez Meléndez, natural de La Regla) e impreso hacia 1932, en el que se hace un repaso jocoso de las casas y de los oficios de los vecinos del pueblo. Muchas de esas casas todavía conservan el nombre que tenían en aquel año:  Andrés, Tesu, Don Julián, Chapas, El Relojero, La Cervecera, Payara, etcétera. 

La recogida de nombres ha sido un trabajo colectivo, en “estaferia”, en el que han participado muchas personas,  y en el que la información ha llegado por diversos medios: por teléfono, por correo electrónico, por carta postal, consultando la sección “Nuestros pueblos” de la revista La Maniega y preguntando directamente a los vecinos, bien en el mismo pueblo, bien fuera de él: en la villa de Cangas del Narcea, en Madrid, en Oviedo, en Logroño o en Buenos Aires. En esta tarea de recolectar nombres tenemos que agradecer especialmente el trabajo de José Manuel Collar, de Casa Funsiquín de Xedré; Manuel y Benedicto Rodríguez, de Casa Xuanón de Castro Sierra; Alfonso López, de Casa Simón de Moncóu; Manuel Álvarez, de Casa El Xastre de La Viliel.la; José Antonio Alonso, de Casa Mingo de Moal; José González, de Casa Herminia de Bisuyu; Manuel Rodríguez, de Casa Sardonal de Courias; Fernando Martínez, de Casa Don Juan de Carbachu; Antonio Menéndez, de San Tiso; Ángel Barrero, de L.lumés; Enrique Rodríguez, de Casa Simón de Santolaya; Mario Gómez, Victorino López y Jesús Linde, de la villa de Cangas del Narcea. Por otra parte, hay que citar otras muchas personas que han aportado información, y cuya lista incluimos en el enlace del final. A todos ellos nuestro agradecimiento. 

El resultado del trabajo puede consultarse en la web del Tous pa Tous. De todos modos, somos muy conscientes, y así lo advertimos, de que en esta lista de los nombres de las casas del concejo de Cangas del Narcea puede haber errores: probablemente falten nombres de casas,  es posible que algunos estén mal escritos, etc. Todo esto puede subsanarse a partir de ahora entre “tous”, y el que quiera corregir un error o añadir datos nuevos puede hacerlo enviando la información a contacto Tous pa Tous.

ENLACE: CASAS DEL CONCEJO

Parroquia de Xinestosu / Genestoso

Xinestosu / Genestoso

♦ Casa Dora ♦ Casa Eulogio ♦ Casa Farro ♦ Casa Ferreiru ♦ Casa Fonso ♦ Casa Garnacho ♦ Casa Gavilán ♦ Casa Ignacio ♦ Casa Laureano ♦ Casa Manolón (antes Casa Mingañán) ♦ Casa Marqués ♦ Casa Miguel ♦ Casa Moirazo ♦ Casa Pila ♦ Casa Queitanín ♦ Casa Ramón ♦ Casa El Rubio ♦ Casa Silvestre ♦ Casa Teresín ♦ Casa Volante


Algunas casas, e iglesia de Genestoso construida en 1882. Fotografía de Alberto Montes.

“El Occidente de Asturias” (1885 y 1886) en la web del Tous pa Tous

Desde hoy pueden consultarse en la Biblioteca Canguesa del Tous pa Tous los ejemplares del periódico El Occidente de Asturias que van desde el número 252 (de 20 de enero de 1885) al número 409 (de 27 de julio de 1886). Estos ejemplares se suman a los que ya teníamos de 1882 y 1883. Lamentablemente no conocemos más colecciones de este periódico que se publicó en Cangas del Narcea desde 1882 a  finales de 1891, es decir, que desconocemos cientos de números de esta publicación que como puede apreciarse ofrece una información muy relevante de la vida de nuestro concejo en esos años.

El Occidente de Asturias comenzó a publicarse en agosto de 1882 y fue el primer periódico que se editó en Cangas del Narcea. Sobre él ya hemos escrito una noticia. Fue fundado por Faustino Meléndez de Arvás García (Cangas del Narcea, 1838  – 1917), secretario del Ayuntamiento de Cangas del Narcea, y Menendo Valledor y Ron (Tineo, 1817 – Cangas del Narcea, 1892), que eran sus propietarios y redactores. Dejó de publicarse en 1891, aunque en los últimos años estaba en manos de otras personas.

Hasta 1889 el director del periódico fue el mencionado Menendo Valledor y Ron, que había sido juez de primera instancia en Cangas del Narcea, Grandas de Salime y Valdepeñas (Ciudad Real). Se retiró de la carrera judicial y vino a vivir a Cangas del Narcea donde ejerció como abogado. Según los pocos testimonios que nos quedan sobre su vida era una persona ilustrada, de trato afable y honrada en asuntos públicos. Se decía que había abandonado la carrera judicial por negarse a dictar un fallo “con arreglo al capricho de un personaje”. Constantino Suárez Españolito escribió sobre él en Escritores y artistas asturianos y Felipe Valdés, discípulo de don Menendo en las tareas de periodista, redactó en marzo de 1892 su necrológica en el diario El Correo de Asturias, de Oviedo, del cual era corresponsal en Cangas del Narcea, que reproducimos aquí como homenaje a este pionero del periodismo cangués.

La digitalización de los números de 1885 y 1886 de El Occidente de Asturias ha sido patrocinada por Gasolineras FLÓREZ SIERRA, S. L. de Cangas del Narcea.

Detalle del reloj del sol y la campana de la capilla del Cristo, Xedré

Parroquia de Xedré / Gedrez

Xedré / Gedrez

Barriu de El Barrial:
♦ Casa La Carril ♦ Casa Coronel ♦ Casa Escuela Nueva ♦ Casa La Mata ♦ Casa Perucho ♦ Casa Sevillano ♦ Casa Xuacón

Barriu de El Campu:
♦ Casa Avellu (antes Casa La Minera) ♦ Casa Bartulín ♦ Casa Berta (antes Casa La Mica) ♦ Casa Boticariu ♦ Casa Cadenas ♦ Casa Campín ♦ Casa Campinón ♦ Casa Carlos ♦ Casa Casais ♦ Casa El Cura (ruinas) ♦ Casa Escuela Vieja ♦ Casa Ferreira ♦ Casa Funsiquín ♦ Casa Madriñeiru (antes Casa Martu) ♦ Casa Marqués ♦ Casa Marrón ♦ Casa Quilo (antes Casa Grabiel) ♦ Casa Segundo ya Maite ♦ Casa Sisa

Barriu de El Corral:
♦ Casa Alejos ♦ Casa Escultor ♦ Casa L’Indianu ♦ Casa Grabelín ♦ Casa Grabelón ♦ Casa Pablón ♦ Casa Pereira (antes Casa Pablo) ♦ Casa Romai ♦ Casa Ronces ♦ Casa Santiaguín

Barriu Nuevu:
♦ Casa Barrena ♦ Casa Eduardo ♦ Casa José Antonio Moirazu ♦ Casa Lolo Santos ♦ Casa Manolín Madreñeiru ♦ Casa Moirazu ♦ Casa El Pequenu o Casa Zalón ♦ Casa Serafín ♦ Casa Teófilu

Barriu de El Val.le:
♦ Casa Antón de Adela ♦ Casa Casona ♦ Casa Estébanu ♦ Casa Guerra ♦ Casa Isaac ♦ Casa Luisa ♦ Casa Reguerón ♦ Casa Tino (antes Casa Val.le) ♦ Casa Utiel.lus ♦ Casa Xastre

Casas desaparecidas:
♦ Casa Casimirona ♦ Casa Frasquillo ♦ Casa Galán ♦ Casa Galana ♦ Casa Marico ♦ Casa Melchor ♦ Casa Nacia ♦ Casa Navarru ♦ Casa Queitano ♦ Casa Rojo ♦ Casa Sofía ♦ Casa Tomasa ♦ Casa Tomasín ♦ Casa Xordo

Xalón / Jalón

♦ Casa Cantuneiru ♦ Casa Conde ♦ Casa Chigreiru ♦ Casa Eusebio ♦ Casa Farrín ♦ Casa L.largu ♦ Casa Moalo ♦ Casa Pachu ♦ Casa Pardón ♦ Casa Rosendo ♦ Casa Sol o Casa Mingo ♦ Casa Zapateiru

Piedrafita

♦ Casa Begoña ♦ Casa Comandante ♦ Casa Jefe ♦ Casa José Manuel de Sumil ♦ Casa Lucianín ♦ Casa Macháu ♦ Casa Mario ♦ Casa Montero ♦ Casa Rey ♦ Casa Santos ♦ Casa Sumil ♦ Casa Tina ♦ Casa Toledo

Parroquia de Xarceléi / Jarceley

Xarceléi / Jarceley

♦ Casa Basilio ♦ Casa Coixo ♦ Casa Colás ♦ Casa Escalita ♦ Casa Hermenegildo ♦ Casa El Palacio ♦ Casa Rojas ♦ Casa Tomás

Bárzana

♦ Casa Agosto ♦ Casa Alvarín ♦ Casa Manín ♦ Casa Pericón ♦ Casa Rollín

La Braña d’Ordial

♦ Casa Avelino ♦ Casa Pepe ♦ Casa Robles

L.lanteiru

♦ Casa La Gallega ♦ Casa Gal.lona ♦ Casa Marcelino ♦ Casa Zapateiru

Ordial

♦ Casa Candanu ♦ Casa Ferreiru ♦ Casa García ♦ Casa Gracianu ♦ Casa Sabino ♦ Casa Tufo

Pambléi / Pambley

♦ Casa Carmena ♦ Casa Celestina ♦ Casa Menéndez ♦ Casa El Mudo ♦ Casa El Palaciu ♦ Casa Pulita ♦ Casa El Romo ♦ Casa San Roque ♦ Casa Solana ♦ Casa Xuan Diez


Uviéi / Ovilley

♦ Casa Anxelu ♦ Casa Coruxo ♦ Casa Maletas ♦ Casa Madaleno ♦ Casa Maquilo ♦ Casa Martín ♦ Casa Pepito ♦ Casa Queipo


Vil.lar de L.lanteiru

♦ Casa Boleiru ♦ Casa Camilo ♦ Casa Camineiru ♦ Casa Campa ♦ Casa Colás ♦ Casa Colasín ♦ Casa Casanueva ♦ Casa Ferreiru ♦ Casa Pedrón ♦ Casa Regueiru ♦ Casa Rosito

Parroquia de Vil.latexil / Villategil

Vil.latexil / Villategil

♦ Casa Agustín ♦ Casa Cachón ♦ Casa Diego ♦ Casa Franciscón ♦ Casa L.lázaro ♦ Casa Mateo (desaparecida) ♦ Casa Miranda ♦ Casa Silvestre ♦ Casa Teixu (desaparecida) ♦ Casa Vaqueiro ♦ Casa Xuanín

Las Mestas

♦ Casa Alvarina ♦ Casa Antonia o Casa Antón de Antonia ♦ Casa La Benita ♦ Casa Benito ♦ Casa Gervasio ♦ Casa Luisa ♦ Casa Marrón ♦ Casa Marroncín ♦ Casa Las Mestas ♦ Casa El Parasiego ♦ Casa La Ponte ♦ Casa Romín ♦ Casa El Serrano ♦ Casa La Venta la Perra ♦ Casa Villa Cunterbun

Morzóu

♦ Casa Alfonso ♦ Casa Bautista ♦ Casa Bastián ♦ Casa Bras ♦ Casa Cadenas (hoy de Casa El Xastre) ♦ Casa Jesusa ♦ Casa Marrón ♦ Casa Nacia ♦ Casa Pepe ♦ Casa L’Oteiro ♦ Casa Roque ♦ Casa El Xastre ♦ Casa Xildo ♦ Casa Xuan Fernande Cunterbun

Parroquia de Vil.larmental

Vil.larmental

♦ Casa Bernardo ♦ Casa Concha ♦ Casa Conde ♦ Casa Cursa ♦ Casa Feliciano ♦ Casa García ♦ Casa Manolón ♦ Casa Menende ♦ Casa Pablo ♦ Casa Santiagón ♦ Casa Tomasín ♦ Casa Valláu ♦ Casa Vitorino ♦ Casa Xuanín ♦ Casa Zadrando

L.ladréu / Ladredo

♦ Casa Campiel.lu ♦ Casa Lázaro ♦ Casa Pachón ♦ Casa Vaqueiru ♦ Casa Xuana ♦ Casa Xuangarcía

Los Tablaos de Vil.larmental

♦ Casa Clemente ♦ Casa Fonsín ♦ Casa Furmigueiru ♦ Casa L.luis ♦ Casa Mateo ♦ Casa Vixil

Los Pedrueños

♦ Casa Lejandro ♦ Casa Mingón ♦ Casa Roxu

Parroquia de Vil.lalái / Villaláez

Vil.lalái / Villaláez

♦ Casa Calecho ♦ Casa Mestas ♦ Casa Modesto ♦ Casa Vicente

Cobos

♦ Casa Berdasco ♦ Casa Blanco ♦ Casa Capellán ♦ Casa Fonsón ♦ Casa L.longu ♦ Casa Mata ♦ Casa Meriendas ♦ Casa Rodrigo ♦ Casa Secundino ♦ Casa Treita

Las Cuadriel.las de Vil.lalái

♦ Casa Alfonsa ♦ Casa Arias ♦ Casa Cabo ♦ Casa Faustino ♦ Casa Marrón ♦ Casa Meléndez ♦ Casa Marqués (desaparecida) ♦ Casa Moirazo (desaparecida) ♦ Casa Severo ♦ Casa Xastre ♦ Casa Xuaco (desaparecida)

Parroquia de Vil.lacibrán

Vil.lacibrán

Barrio de La Anxela:
♦ Casa Camilo ♦ Casa Carlota ♦ Casa Chope ♦ Casa Gómez ♦ Casa Marqués ♦ Casa Moirazo ♦ Casa Patrón ♦ Casa Riesco ♦ Casa Rubio ♦ Casa Vaches

Barrio de Barrosinas:
♦ Casa El Fontanero ♦ Casa Riesco

Barrio de La Fornada:
♦ Casa Bernaldo ♦ Casa Caminero ♦ Casa Coque ♦ Casa El Cura ♦ Casa Paca ♦ Casa Regueirón ♦ Casa Rubio ♦ Casa Zalón

Barrio de Santa L.lucaya:
♦ Casa La Escuela ♦ Casa Picón ♦ Casa Sagrario

Barrio de Las Morteras:
♦ Casa Conde ♦ Casa Farrucón ♦ Casa García ♦ Casa Marrón ♦ Casa La Viuda

Barrio de Las Ventas:
♦ Casa Antonón o Muxega ♦ Casa El Bar ♦ Casa Casanueva ♦ Casa Paco ♦ Casa Plácida o Enrique ♦ Casa La Venta ♦ Casa La Venta’l Aire

Tabláu / Tablado de Villacibrán

♦ Casa El Cesteiru ♦ Casa Feito ♦ Casa Furada ♦ Casa Madreñeiru ♦ Casa Manolo ♦ Casa Manolón ♦ Casa Pascual

Parroquia de Veigal.lagar

L’Artosa

♦ Casa Estebanón ♦ Casa Formón ♦ Casa Franciscón ♦ Casa Palanca ♦ Casa Quintos ♦ Casa Xuandiez ♦ Casa Zreizu

Combu

♦ Casa Angelito ♦ Casa El Cano ♦ Casa Murgüeiro ♦ Casa Pepón ♦ Casa Sidro ♦ Casa Xuan

Monesteriu del Coutu

♦ Casa Antonín ♦ Casa Casera ♦ Casa Flórez ♦ Casa Manín ♦ Casa Manulón ♦ Casa Miguel ♦ Casa Pachín ♦ Casa Pedro ♦ Casa Rodrigo ♦ Casa Roque ♦ Casa Santos

Veiga d’Horru

♦ Casa Anxelín ♦ Casa Bernardo ♦ Casa Campo ♦ Casa Ferreiru ♦ Casa Flora ♦ Casa Fonsín ♦ Casa Luardo ♦ Casa L.lourienzu ♦ Casa Mingas ♦ Casa Pericón ♦ Casa Rozas d’Abaxu ♦ Casa Rozas d’Arriba ♦ Casa Santos

La Viña

♦ Casa Cabanas (antes Casa’l Díez) ♦ Casa Campichín ♦ Casa’l Cura (desaparecida) ♦ Casa Juan de Lago (desaparecida) ♦ Casa Julián ♦ Casa L.laguín ♦ Casa Meirazo ♦ Casa Quiroche ♦ Casa Simones (en ruina) ♦ Casa Vicente ♦ Casa Xabiel ♦ Casa Xuaca (desaparecida)

Parroquia de Veiga de Rengos

Veiga de Rengos

♦ Casa La Barraca ♦ Casa Carlos ♦ Casa Concha ♦ Casa Elías ♦ Casa Forniello ♦ Casa Inés ♦ Casa José ♦ Casa José Noceda ♦ Casa Lino ♦ Casa María ♦ Casa Mercedes ♦ Casa Ovidio ♦ Casa Piedá ♦ Casa La Pista ♦ Casa Rectoral ♦ Casa Sagrario ♦ Casa Severino

Cruces

♦ Casa Berciano ♦ Casa Bras ♦ Casa Cul.lar ♦ Casa Genovevo ♦ Casa Manolito ♦ Casa Palombo ♦ Casa Sila

Los Eiros

♦ Casa Caseiro ♦ Casa David (antes Casa Rozas y Casa Xuanón) ♦ Casa Gonzalo ♦ Casa Rey

Moncóu

Barrio de La Pruida:
♦ Casa Perico ♦ Casa Pepe Simón (antigua Casa Manta) ♦ Casa La Pruida ♦ Casa Simón (antigua Casa L’Aredeiro)

Barrio de La Padana:
♦ Casa La Padana

Barrio de El Bache:
♦ Casa El L.largo ♦ Casa Morzóu ♦ Casa de María Cuartón (desaparecida) ♦ Casa El Niso (desaparecida)

Barrio de El L.lugar:
♦ Casa Cuartón ♦ Casa Muirazo ♦ Casa Gloria (antigua Casa Isabel) ♦ Casa Casona ♦ Casa Carbacho ♦ Casa Capicheiro ♦ Casa José de Agosta (antigua Casa Simón) ♦ Casa Silva (antigua Casa Agosta) ♦ Casa Antonia (actualmente forma parte de Casa Agudín) ♦ Casa Agudín ♦ Casa El Cabo (abandonada)

Barrio de El L.lanulesia:
♦ Casa Manolín (de nueva creación, h. 1988)

Mual / Moal

Barrio de El Corralín:
♦ Casa Baragaño ♦ Casa Casín ♦ Casa Gargantín (desaparecida) ♦ Casa Gonzalo ♦ Casa Marcelino ♦ Casa Moreno

Barrio de El Fuexu:
♦ Casa Nacio o Castroneiro ♦ Casa Pepe Mingo ♦ Casa Pío ♦ Casa Reguilón ♦ Casa Santiago (en ruinas)

Barrio de El Chamazu:
♦ Casa-Panera de Alfonso ♦ Casa Alfredo ♦ Casa Alonso ♦ Casa Cadenas ♦ Casa Campo ♦ Casa Castañón ♦ Casa Delfín ♦ Casa Farruco ♦ Casa Francos ♦ Casa Gripa ♦ Casa Javier ♦ Casa Mateo ♦ Casa Mingo ♦ Casa Muniellos ♦ Casa La Pena (desaparecida) ♦ Casa Roque ♦ Casa Sabino ♦ Casa Silvestre ♦ Casa Xuaquín ♦ Casa Zapatero

Barrio de El Cascarín:
♦ Casa Abel ♦ Casa Carral ♦ Casa Casín (de abajo) ♦ Casa Castañuelas ♦ Casa Clemente ♦ Casa La Escuela ♦ Casa Felipe ♦ Casa Ferreiro ♦ Casa Grabiel ♦ Casa Leites ♦ Casa Lolón ♦ Casa Manolito ♦ Casa Miguel ♦ Casa Neceto (deshabitada) ♦ Casa Pasarón ♦ Casa Pepe Baragaño ♦ Casa Pepe de Casín ♦ Casa Pepito (deshabitada) ♦ Casa Texeira (deshabitada)

El Pueblu / Rengos

♦ Casa Alacano ♦ Casa Alín ♦ Casa Antón d’Alín ♦ Casa Aparicio ♦ Casa El Barracón o Casa Patatero ♦ Casa El Buelo ♦ Casa Cabras ♦ Casa Collares ♦ Casa El Cura ♦ Casa Chiquito (antes Casa Patricio) ♦ Casa Chope ♦ Casa Garcelo ♦ Casa López ♦ Casa Losas ♦ Casa Manín ♦ Casa Martínez ♦ Casa La Morena (antes Casa El Bodego) ♦ Casa El Pedreiro ♦ Casa El Perico ♦ Casa Pin ♦ Casa El Pineo ♦ Casa Segundo ♦ Casa Tabernera ♦ Casa Tablizas ♦ Casa Turbín ♦ Casa La Veiga ♦ Casa Vicente ♦ Casa Xepo ♦ Casa Xuaqueto

Samartinu los Eiros -pueblo desaparecido-

♦ Casa Alfredón (antes Casa El Gaucho) ♦ Casa Benino ♦ Casa Cadenas ♦ Casa Galán ♦ Casa Gómez ♦ Casa La Heredera ♦ Casa Manolo ♦ Casa Milio ♦ Casa Murias ♦ Casa La Obra ♦ Casa Pardón ♦ Casa El Peneo ♦ Casa Regueiro ♦ Casa Rubio ♦ Casa Serradora ♦ Casa Valiño ♦ Casa Xardonal ♦ Casa Xuaco Ramona

Parroquia de Trones

Trones

♦ Casa Anxelo ♦ Casa Barreiro ♦ Casa Bernaldo ♦ Casa Cabral ♦ Casa Caleo ♦ Casa Casín ♦ Casa Castellano ♦ Casa Celisto ♦ Casa Corte (desaparecida) ♦ Casa Cortina ♦ Casa Chuisín ♦ Casa Farrucón ♦ Casa Ferraduras (desaparecida) ♦ Casa Gaiteiro ♦ Casa Gregorio ♦ Casa Juan Botas (desaparecida) ♦ Casa Marcos ♦ Casa Mariona (vacía) ♦ Casa Martín ♦ Casa Meilán (desaparecida) ♦ Casa Migueiro (desaparecida) ♦ Casa Pacho (desaparecida) ♦ Casa Paulón ♦ Casa El Pezo (desaparecida) ♦ Casa La Pita ♦ Casa Pládano ♦ Casa La Rosenda (desaparecida) ♦ Casa Rozas ♦ Casa Tiso ♦ Casa Xastre

Araniegu

 ♦ Casa Andrés ♦ Casa Fernando ♦ Casa Hilario ♦ Casa Juaco ♦ Casa Marcos ♦ Casa Minguín ♦ Casa Perucho ♦ Casa Valiente (cerrada)

Araniegu

 ♦ Casa Andrés ♦ Casa Fernando ♦ Casa Hilario ♦ Casa Juaco ♦ Casa Marcos ♦ Casa Minguín ♦ Casa Perucho ♦ Casa Valiente (cerrada)

Barrio de El Cereceo:
♦ Casa Bernardo

Faéu / Faedo

♦ Casa Agudín ♦ Casa Berdasco ♦ Casa Pachín ♦ Casa Pelayo ♦ Casa Pirón ♦ Casa Pládanu ♦ Casa Xuana♦ Casa Agudín ♦ Casa Berdasco ♦ Casa Pachín ♦ Casa Pelayo ♦ Casa Pirón ♦ Casa Pládanu ♦ Casa Xuana

L.lourante

♦ Casa Mingueiru ♦ Casa Muirazu ♦ Casa Pachón ♦ Casa Rodrigu

Olgu

♦ Casa Cachón ♦ Casa Chope ♦ Casa Diego ♦ Casa Escarramán ♦ Casa Manteigueiru ♦ Casa Marqués ♦ Casa Marquesín ♦ Casa Perfeitu ♦ Casa Pericón ♦ Casa Rodríguez ♦ Casa La Santa ♦ Casa Taresona

Paraxas

♦ Casa Agudín ♦ Casa Fuertes ♦ Casa Piñeiru ♦ Casa El Santu ♦ Casa El Vache♦ Casa Agudín ♦ Casa Fuertes ♦ Casa Piñeiru ♦ Casa El Santu ♦ Casa El Vache♦ Casa Agudín ♦ Casa Fuertes ♦ Casa Piñeiru ♦ Casa El Santu ♦ Casa El Vache

Rozas

♦ Casa El Ferreiru  ♦ Casa Leandru


Parroquia de Tebongu

Tebongu / Tebongo

♦ Casa Adolfo ♦ Casa Albar ♦ Casa Arias ♦ Casa Baristo ♦ Casa Bartuelo ♦ Casa Belarmino ♦ Casa Benino Saba ♦ Casa El Bravo ♦ Casa Cachón ♦ Casa Colás ♦ Casa El Corzo ♦ Casa Cuervo ♦ Casa Donisio ♦ Casa La Fonte ♦ Casa El Gaiteiro ♦ Casa La Gallega ♦ Casa Higinio ♦ Casa Jorge ♦ Casa Juventino ♦ Casa Manuel ♦ Casa Marrón ♦ Casa El Moreno ♦ Casa Paco ♦ Casa Pachín del Castiel.lo ♦ Casa El Palacio ♦ Casa Pantín ♦ Casa Pepón ♦ Casa Salguero

Barrio de La Ponte:
♦ Casa Baldomero ♦ Casa Belarmino el Bravo ♦ Casa Benino ♦ Casa Cachón ♦ Casa Cadario ♦ Casa Coto ♦ Casa Ferreiro el Bravo ♦ Casa Pío ♦ Casa Segunda ♦ Casa Suso ♦ Casa Terrible ♦ Casa Tino ♦ Casa Xastre

Antráu / Antrago

♦ Casa La Benita ♦ Casa El Molino ♦ Casa El Palacio (deshabitado) ♦ Casa Rufa ♦ Casa Salustio ♦ Casa El Serrador (deshabitado) ♦ Casa Zamora

Xavita / Javita

♦ Casa Arenas ♦ Casa El Bar Cantábrico ♦ Casa Farruco ♦ Casa Longinos

Portiel.la

♦ Casa Coruxo ♦ Casa El Gallego ♦ Casa Guillermo ♦ Casa Lache ♦ Casa Lucas ♦ Casa Luis ♦ Casa Marino ♦ Casa El Molino (deshabitado) ♦ Casa Molo ♦ Casa Morra ♦ Casa El Naro ♦ Casa Salvador ♦ Casa Xirón ♦ Casa El Vizcaíno

El Puelu

♦ Casa Antonio ♦ Casa Benigno ♦ Casa Colás (deshabitada) ♦ Casa Conde ♦ Casa Curia ♦ Casa Chambo ♦ Casa Chope ♦ Casa Diego ♦ Casa Enrique ♦ Casa Fernando ♦ Casa Frutos ♦ Casa Garrancho ♦ Casa Joselón ♦ Casa Lacera (deshabitada) ♦ Casa Lastra ♦ Casa Linde ♦ Casa Marica ♦ Casa Maximino ♦ Casa Miguel ♦ Casa Pacho ♦ Casa Pachón (deshabitada) ♦ Casa Peire ♦ Casa Primitivo ♦ Casa Rasca ♦ Casa Santana ♦ Casa Sastre ♦ Casa Sina (antes Casa Xiparín) ♦ Casa Zarando

Robléu Biforcu / Robledo de Biforco

♦ Casa Arbás ♦ Casa Franco ♦ Casa Linde ♦ Casa María ♦ Casa La Torre ♦ Casa La Veiga ♦ Casa Xavier ♦ Casa Xuanflor

Villar de Tebongu

♦ Casa Casimiro el Bravo ♦ Casa Coto ♦ Casa Margollas ♦ Casa Pacho ♦ Casa El Rifo

Parroquia de Robléu de Teinás / Tainás

Teinás

♦ Casa Bartolo ♦ Casa Cardoso ♦ Casa Calistro ♦ Casa Castro ♦ Casa Cilio ♦ Casa El Fraile ♦ Casa Pachín ♦ Casa Pérez ♦ Casa El Rey ♦ Casa La Vaquera ♦ Casa Xastre ♦ Casa Xuanarias

Castiel.lu

♦ Casa Colás ♦ Casa El Conde ♦ Casa Ferreiro ♦ Casa Mateo ♦ Casa El Rey ♦ Casa Xacinto ♦ Casa Xuanón

Zreizalí / Cerezaliz

♦ Casa Ambrosio ♦ Casa Antón ♦ Casa Balón ♦ Casa Bernaldo ♦ Casa Blanco ♦ Casa Ferreiro ♦ Casa Pericón ♦ Casa Roque ♦ Casa Teixo ♦ Casa Vicente

Parada la Viecha

♦ Casa Chucas ♦ Casa Escobal ♦ Casa Juanito ♦ Casa Lardeiro ♦ Casa Miguel ♦ Casa Nieto ♦ Casa Pablo ♦ Casa Pachín ♦ Casa Patán ♦ Casa El Rey ♦ Casa Simón

Porciles

♦ Casa Manulón ♦ Casa El Pequeno

Robléu de Teinás

♦ Casa Alejos ♦ Casa Caelo ♦ Casa Carmela ♦ Casa Couto ♦ Casa Eusebia ♦ Casa Farruco ♦ Casa Ferreiro ♦ Casa Fonso ♦ Casa Ignacio ♦ Casa Mingón ♦ Casa Minguín ♦ Casa El Muerto ♦ Casa Pablín ♦ Casa Pablón ♦ Casa Pepón ♦ Casa Priquín ♦ Casa Romaldo ♦ Casa Ramón ♦ Casa Vicente

Parroquia de Santolaya de Cueiras

Santolaya / Santa Eulalia

♦ Casa Cachón ♦ Casa Coque ♦ Casa Correo ♦ Casa Evarista ♦ Casa Farrín ♦ Casa Frutos ♦ Casa Fuertes ♦ Casa García ♦ Casa Garrido ♦ Casa Mingón ♦ Casa Palacio ♦ Casa Simón ♦ Casa Xipón

Arayón

♦ Casa Mourán ♦ Casa Olaya

Cueiras

♦ Casa Cueiras

Chanu / Llano

♦ Casa Agudín ♦ Casa Alberto ♦ Casa Alonso ♦ Casa Anisino ♦ Casa L’Anuca ♦ Casa Avelina ♦ Casa Calita ♦ Casa Campa ♦ Casa Carralo ♦ Casa Cartero ♦ Casa Concha ♦ Casa Chope ♦ Casa Estanqueiro ♦ Casa Fabián ♦ Casa Feito ♦ Casa Garrincha ♦ Casa Gonzalo ♦ Casa Grabiel ♦ Casa Juaco ♦ Casa Juanito ♦ Casa Lola ♦ Casa Lozano ♦ Casa Manolito ♦ Casa Pelayo ♦ Casa Pepe ♦ Casa Periquín ♦ Casa Preciado ♦ Casa Ramón ♦ Casa Román ♦ Casa Sidro ♦ Casa Tacones ♦ Casa Treito ♦ Casa Trones ♦ Casa Xastre ♦ Casa Xastrín ♦ Casa Zancao

Santuyanu /Santullano

♦ Casa Santuyano

Parroquia de Santiáu de Sierra / Santiago de Sierra

Santiáu de Sierra

♦ Casa Agosto (desaparecida) ♦ Casa El Cura (desaparecida) ♦ Casa Justo ♦ Casa Primo (antes Casa Pimiento) ♦ Casa Ramón ♦ Casa Santiaguín ♦ Casa El Sastre

Becerrales

♦ Casa Benigno ♦ Casa Brisco ♦ Casa Cul.lao d’Arriba ♦ Casa Diego ♦ Casa Faruxo ♦ Casa Genara ♦ Casa Gonzai ♦ Casa L.largo ♦ Casa Montera ♦ Casa Veiga ♦ Casa Xuacón

Cadrixuela / Cadrijuela

♦ Casa L’Abogáu ♦ Casa Barbeito ♦ Casa Bernaldo ♦ Casa Broña ♦ Casa Candil ♦ Casa Jacobo ♦ Casa Miguel ♦ Casa Pimiento ♦ Casa Pruida ♦ Casa Rosendo (antes Maquilo) ♦ Casa Santos

La Castañal

♦ Casa Agosto ♦ Casa Laura ♦ Casa Justo ♦ Casa Pacho ♦ Casa Prico o Casa Perico ♦ Casa Chope ♦ Casa Xuanín

Mendiel.lu / Mendiello

♦ Casa Carlos ♦ Casa Diego ♦ Casa El Manco ♦ Casa Martín ♦ Casa Pestameiro ♦ Casa El Roxo ♦ Casa La Sulana

Nandu / Nando

♦ Casa Ánxela ♦ Casa Capillán ♦ Casa El Conde ♦ Casa Chirlón ♦ Casa Enreda ♦ Casa Inacio (antes Casa El Cartero) ♦ Casa Lera ♦ Casa Mourán ♦ Casa El Palacio ♦ Casa Pedrón ♦ Casa Pistolo ♦ Casa Rollo

Parrondu / Parrondo

♦ Casa Anselmo (antes Casa Franciscón) ♦ Casa L’Obispo ♦ Casa El Palacio ♦ Casa Pricón ♦ Casa La Taberna ♦ Casa Xuacón

Siasu / Sillaso

♦ Casa Agudín ♦ Casa Cuesta ♦ Casa Daniel ♦ Casa Galán ♦ Casa Gregoria ♦ Casa Higinio ♦ Casa Leonardo ♦ Casa Lorenzo ♦ Casa Manolín ♦ Casa Rosa ♦ Casa Suar ♦ Casa Tronco ♦ Casa Varistón ♦ Casa Zapatero ♦ Casa Zaragoles


Siasu / Sillaso, Cangas del Narcea

Parroquia de Santa Marina

Santa Marina

♦ Casa Berdasco ♦ Casa Corneta ♦ Casa Flórez ♦ Casa Fuertes ♦ Casa Lavión ♦ Casa Lías o Casa Rubio ♦ Casa L.lomes ♦ Casa Pierna d’Arriba ♦ Casa Pierna d’Abaxu ♦ Casa La Prieta ♦ Casa Roxu ♦ Casa Tarxu ♦ Casa Tochu

Barrio de La Moraleja:
♦ Casa Biona ♦ Casa Cristo ♦ Casa El Cura ♦ Casa Luis el Decorador ♦ Casa Rumasa ♦ Casa Solana ♦ Casa Sonrisas o Casa El Teso

Amáu / Amago

Barrio de Amáu d’Abaxu:
♦ Casa Inacio ♦ Casa Montaño ♦ Casa Pacho Salgueiro ♦ Casa Pinos (antes Casa Matina)

Barrio de Amáu d’Arriba:
♦ Casa Cachona ♦ Casa Calao ♦ Casa Culiso ♦ Casa García ♦ Casa Pachurrín ♦ Casa Vicente

Carbaéu / Carballedo

♦ Casa Cachón ♦ Casa La Campona ♦ Casa Caravana ♦ Casa Marrón ♦ Casa Queipo ♦ Casa Rodrigo

Zrame / Cerame

♦ Casa El Cura ♦ Casa Pito ♦ Casa Tejón ♦ Casa Valienta

Eirrondu la Folguera / Irrondo de la Folguera

♦ Casa Moirazo ♦ Casa Periquín ♦ Casa Caravana (desaparecida)

Oubanca / Obanca

♦ Casa Cachón ♦ Casa Cestón ♦ Casa Coque ♦ Casa Cristu ♦ Casa La Paraxa ♦ Casa Queipo ♦ Casa El Rubio o Casa Chapaprieta ♦ Casa Valentín ♦ Casa Xilón

Parroquia de San Pedru Culiema

San Pedru Culiema

♦ Casa Caleyo ♦ Casa La Cantina (desaparecida) ♦ Casa Cifarón ♦ Casa Colás ♦ Casa El Cuarto ♦ Casa La Escuela ♦ Casa Farruco ♦ Casa Flor (desaparecida) ♦ Casa Maruxo (desaparecida) ♦ Casa Nexo ♦ Casa Nieto ♦ Casa Rufa ♦ Casa Xuaco (desaparecida) ♦ Casa Xuacón

Barnéu

Barrio d’Abaxu:
♦ Casa Balón ♦ Casa Bernaldón ♦ Casa Farrucón ♦ Casa Ferreiro (desaparecida) ♦ Casa García ♦ Casa El Osu ♦ Casa Trones ♦ Casa Vicente

Barrio d’Arriba:
♦ Casa Mingón ♦ Casa Rabiáu (desaparecida)

Fontaniel.la

♦ Casa Bernaldón ♦ Casa Espada ♦ Casa Isidro ♦ Casa El Rey

Soutu los Molinos

♦ Casa L’Aviséu ♦ Casa El Ferreiro ♦ Casa L.lourienzu ♦ Casa Pachu ♦ Casa Silvestre

Vecil

♦ Casa Argüelles ♦ Casa Juan ♦ Casa Laura ♦ Casa Perico ♦ Casa Queitano ♦ Casa Ricardo

Vil.ladestre

♦ Casa Candongo ♦ Casa Capellán (desaparecida) ♦ Casa Cascarín ♦ Casa Casimiro ♦ Casa Gallardo ♦ Casa Juanito ♦ Casa Perante ♦ Casa Ramos ♦ Casa Roxu ♦ Casa Solana ♦ Casa Xuacomanín

Vil.louril de Sierra

♦ Casa El Abogáu ♦ Casa Andrés ♦ Casa Corrada (desaparecida) ♦ Casa Fidalgo (desaparecida) ♦ Casa Mateo ♦ Casa Moral ♦ Casa Peire ♦ Casa Santiago ♦ Casa Urbanu ♦ Casa El Val.le ♦ Casa La Veiga ♦ Casa Veiga