alt

Presentación del Museo Virtual de Cangas del Narcea

alt

Luis Álvarez Catalá, Despedida a los novios en Monasterio de Hermo, 1897.

Los museos son instituciones creadas para conservar, estudiar y difundir el patrimonio cultural. En ellos se guardan testimonios muy variados y representativos del pasado, desde la prehistoria hasta casi nuestro días, así como objetos artísticos.

El primer objetivo del Museo Virtual de Cangas del Narcea será buscar y acopiar materiales para formar una colección de objetos y obras de arte representativas de nuestro pasado.

alt

Xarru de agua. L.lamas del Mouro, hacia 1890.

Cuando esta colección sea numerosa, llegará el momento de dar otro paso y clasificar todo el material para exponer los objetos agrupados en “salas” o secciones. Provisionalmente, hemos dividido la pequeña colección con la que cuenta el Museo Virtual de Cangas del Narcea en dos secciones:

Etnografía: mostrará utensilios, herramientas, muebles, aperos, etc., que fueron habituales entre nuestros antepasados, y Bellas Artes: en esta sección se expondrán manifestaciones artísticas relacionadas con Cangas del Narcea, pertenecientes a diferentes museos del mundo o a colecciones privadas.

Cualquier persona puede enviar objetos que considere de interés a nuestro Museo Virtual. Para ello tiene que enviar a touspatous@touspatous.es una o más fotografías de ese objeto y una pequeña ficha con los datos siguientes:

Ficha ETNOGRAFÍA
Nombre: .. … …
Localización/procedencia: .. … …
Uso/función: .. … …
Datación: .. … …
Autor/taller: .. … …
Materia: .. … …
Dimensiones: .. … …
Propietario: .. … …
Clasificación genérica: .. … …
Observaciones: .. … …
 

Ficha BELLAS ARTES
Título:  … … …
Autor: … … …
Datación:  … … …
Técnica:  … … …
Soporte:  … … …
Dimensiones:  … … …
Propietario:  … … …
Procedencia:  … … …
Observaciones:  … … …
alt

Sobresaliente donación de libros a la Biblioteca de Cangas del Narcea

alt

Enrique Rodríguez Fernández-Hidalgo en 2010

Enrique Rodríguez Fernández-Hidalgo (Cangas del Narcea, 1988) recientemente terminó sus estudios en la Universidad de Navarra obteniendo la doble licenciatura en Derecho y Administración y Dirección de Empresas (Bilingüe).

Este joven cangués comenzó su periplo universitario en el año 2006 pero su brillante expediente académico comenzó a fraguarse en el Instituto de Cangas del Narcea, en segundo de bachillerato, cuando Enrique Rodríguez participó en el concurso de mejores preuniversitarios de España, gracias al cual tuvo entonces la oportunidad de visitar siete países de Europa. En estos viajes académicos y culturales conoció a personalidades como Cherie Blair, Manuel Marín, Esperanza Aguirre, o al Príncipe de Asturias.

Más tarde, ya en su etapa universitaria, entró en la Escuela de Liderazgo de la Universidad Francisco de Vitoria que consiste en la realización de un programa semipresencial de tres años de duración. Gracias a los méritos del curso y a su implicación, consiguió el primer premio de la promoción 2010. Este galardón de la Universidad Francisco de Vitoria, que cuenta con el apoyo del Banco Santander a través de su División Global Santander Universidades, le brindó la oportunidad de dar una conferencia sobre su experiencia en el marco de las actividades de selección final del Programa Becas Europa.

Enrique fue premiado entre los 106 antiguos beneficiarios de este programa de becas, que participaron en la Escuela de Liderazgo Universitario. El galardón consistió en un viaje a Boston, donde visitó las universidades de Harvard, MIT, Brown y Babson College.

En 2008 estuvo formándose un semestre completo en Estados Unidos, en la Universidad de Emory, en Atlanta, que está considerada la número 4 en Norteamérica en cuanto a formación de negocios. En 2011 también estudió en la Universidad de Bocconi, en Milán. La mejor y más prestigiosa Universidad de la rama de economía en toda Italia.

Desde 1998 la Editorial Thomson-Aranzadi viene concediendo un premio a los alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra que tengan los tres mejores expedientes al finalizar su Licenciatura, consistente en una cantidad de dinero a canjear por libros de la editorial y la entrega de un Diploma. En la promoción de 2010/2011 el segundo mejor expediente merecedor de este premio Aranzadi de Licenciatura en Derecho fue el de Enrique Rodríguez siendo, no obstante, el mejor alumno de Derecho de la Doble Licenciatura de la mencionada promoción.

El premio, como hemos dicho, consistente en una cantidad de dinero a canjear por libros de la editorial Thomson-Aranzadi fue donado por el joven licenciado cangués a la Biblioteca Municipal Padre Luis Alfonso de Carballo de Cangas. Desde aquí nuestro agradecimiento y felicitación a Enrique con el deseo de los méjores éxitos profesionales y personales. Has sabido ejercer un activo liderazgo en tu vida académica y no nos cabe duda que también lo sabrás llevar a la práctica en tu carrera profesional.

Busco familiares de Cangas del Narcea

Hola!

Mi abuela materna se llamaba María Agudín Rubio, y vivió hasta los 20 años en El Viso (parroquia de Abanceña), Cangas del Narcea. En el año 1936 vino a mi país, Argentina, para nunca más regresar. No se nada de familiares que aun pueda tener por allí, ni tampoco si es de vuestra incumbencia. De todos modos aprovecho para saludarles y decirles que aunque no he visitado aun Asturias, estoy emocionado y feliz de contactar con ustedes.

Un gran saludo.

Martín Esteban Suriano Sinito

alt

El Tous pa Tous recupera el libro de actas de los plenos municipales de 1887 a 1890

Entregado al Archivo Municipal de Cangas del Narcea

Lista de las personas que integraban el Ayuntamiento de Cangas del Narcea, encabezada por el alcalde Salvador Martínez Valle, en junio de 1887.

La documentación conservada en los archivos es una de las fuentes de conocimiento imprescindibles para conocer el pasado y comprender el presente de las sociedades. Uno de los archivos más importante en cualquier población es el archivo municipal. El de Cangas del Narcea no es muy rico, ni muy antiguo, porque en 1809, durante la Guerra de la Independencia, los franceses castigaron a nuestros antepasados quemando toda la documentación que había en el archivo. Lo mismo hicieron en otros concejos asturianos como represalia contra los vecinos. Los franceses querían hacer daño y para ello destruían la historia del pueblo, dejándolo sin memoria escrita.

Los archivos municipales contienen información referida a las competencias históricas de los Ayuntamientos: la población, a partir de los padrones de habitantes; las actividades industriales y comerciales, que estaban grabadas por la contribución industrial que cobraban los ayuntamientos; las quintas o el reclutamiento de mozos para el servicio militar obligatorio; los proyectos de construcciones de todo tipo que se edificaban en el concejo; los caminos y los puentes, las escuelas y la instrucción pública, los cementerios, etc.

Los acuerdos que se tomaban en los plenos del Ayuntamiento, integrados por el alcalde y los concejales, los anotaba detalladamente el secretario en unos libros, en los que año tras año se van escribiendo muchas decisiones que afectaban a la vida de los vecinos. En el Archivo Municipal de Cangas del Narcea se conservan los libros de actas de los plenos desde 1854 hasta la actualidad. Lamentablemente, faltan los libros desde 1809 hasta ese año de 1854, y también los correspondientes a los años: 1857 a 1865, 1887 a 1890 y 1976 a 1978.

La falta de estos libros, y de otra mucha documentación de los siglos XIX y XX que no está en nuestro archivo municipal, es el resultado de extravíos y, sobre todo, de una inexplicable “limpieza” efectuada en los años sesenta del siglo XX en la que se tiraron muchos libros y documentos a la basura. Faltan, por ejemplo, muchos de los libros donde se anotaban los quintos que iban al ejército, los padrones de habitantes, los libros de la contribución industrial, etc.

El Tous pa Tous ha logrado recuperar gracias a Ana y Amelia de Ron Fernández el libro de actas del Ayuntamiento de Cangas del Narcea correspondiente a 1887-1890. Este libro procede de la casa de los Rodríguez-Arango, algunos de cuyos miembros ocuparon en esos años de finales del siglo XIX y durante el primer tercio del siglo XX la alcaldía, y llevaba muchos años perdido en unas cajas.

El libro fue entregado al Archivo Municipal de Cangas del Narcea. De este modo, el Tous pa Tous continua la labor de colaborar en el conocimiento de nuestro concejo, así como en la de promover la conservación y difusión de nuestro patrimonio cultural.

alt

El Tous pa Tous recupera documentación de los siglos XVIII y XIX

altEl Tous pa Tous ha adquirido en la provincia de Lugo tres libros de los siglos XVIII y XIX que pertenecieron a la parroquia de Cibuyu y a sus dos anexos de Berguñu y Castanéu. Se trata de la siguiente documentación:

    • “Libro de cuentas de la Fábrica de Nra. Señora de Castanedo, anexo de Cibuyo, 1715 – 1770”, 122 folios. En él aparecen anotados los ingresos y los gastos del santuario de Nuestra Señora de Castanedo, así como los comentarios de los visitadores que cada año venían a la parroquia para revisar sus cuentas y reconocer el estado del edificio, ornamentos, rentas, propiedades, etc.
    • “Libro de bautizados, casados y difuntos de la parroquia de Cibuyo, Berguño y Castanedo, 1758 – 1804”, 474 folios.
    • “Libro de difuntos de la parroquia de San Salvador de Cibuyo y sus anexos de Berguño y Castanedo, 1779 – 1834”, 195 folios.

    Los libros fueron adquiridos a un anticuario y proceden de la casa de un sacerdote lucense fallecido hace más de sesenta años.

    alt

    Hoja del “Libro de cuentas de Nra. Señora de Castanedo”, correspondiente a los gastos de 1759 y 1760

    alt

    Hoja del “Libro de difuntos de la parroquia de San Salvador de Cibuyo y sus anexos de Berguño y Castanedo, 1779 – 1834”

    Por acuerdo de El Payar del Tous pa Tous los libros serán depositados en los próximos meses en el Archivo Histórico Diocesano de Oviedo donde, desde 1979, se conserva la documentación antigua de muchas parroquias de Asturias y donde podrán ser consultados por todas las personas interesadas. En las próximas semanas ofreceremos en nuestra web algunas noticias sacadas de estos libros.

    Cangas del Narcea: NOTICIAS


    alt

    Sergio Baragaño finalista del concurso internacional «Building of the year»

    alt

    El arquitecto Sergio Baragaño Cachón (Oviedo, 1975)

    La sede de la Fundación Metal en Avilés es finalista en el concurso de la web de arquitectura más prestigiosa del mundo: Archdaily, que otorgará en unos días los premios «Building of the year» (Edificio del Año). La obra del asturiano Sergio Baragaño Cachón (Oviedo, 1975) compite con otros cuatro finalistas en la categoría de Arquitectura Industrial, entre los que se encuentra la prestigiosa firma Foster+Partners con su centro de producción de McLaren.

    La web fue seleccionando a lo largo del año pasado [2011] diferentes proyectos de todo el mundo, y luego por votación popular se eligieron los cinco finalistas en cada sección de entre más de 3.000.

    Entre las obras de Sergio Baragaño, que es hijo de nuestros socios Juan Ignacio Baragaño Quirós y Carmen Cachón Antón,  destacan:

    • Tinglados en el Puerto de Avilés [Asturias] 2006-2008. Seleccionado Bienal X de Arquitectura Mención. Finalista Premios Ateg.
    • Terminal de Cruceros en el Puerto de Bilbao [Vizcaya] 2010-2011. Primer Premio Concurso Internacional de Arquitectura.
    • Fundación Metal en Avilés [Asturias] 2007-2011. Finalista premios «Building of the year».
    • Estación Marítima Puerto de Gijón [Asturias] 2010

    Entre las obras en proceso reseñar:

    • Reforma y Ampliación Centro de I+D+I ArcelorMittal Avilés [Asturias] 2010-2011
    • Viviendas Crecientes [Angola] 2009
    • Estudio de Grabación y Viviendas para músicos en Las Regueras [Asturias] 2011

    Principales concursos en los que ha participado:

    • Terminal de Cruceros en el Puerto de Bilbao [Vizcaya]. Primer Premio.
    • Nuevo Ayuntamiento de Mieres [Asturias]. Finalista.
    • Ayuntamiento de Ares del Mestre [Castellón]. Mención.
    • Reforma Plaza de Toros de Palencia.  Mención ?nalista.
    alt

    Sede de la Fundación Metal Asturias, en Avilés.

    Su estudio, [baragaño], está en Madrid desde hace dos años, tras un periodo anterior en Valencia y una trayectoria anterior trabajando para Arcelor Mittal. «El futuro de la arquitectura está fuera, la profesión está congelada en España», reconoce. Su estudio está buscando ahora nuevos campos de trabajo, en países como Finlandia, Brasil y China.

    Tanto en el edificio de la Fundación Metal como en buena parte de su obra, la industria es el campo de batalla de Sergio Baragaño. «Tengo mucho interés personal por este mundo, quizá por la tradición de Asturias; siempre me ha llamado la atención». En su estudio han acuñado el término «romanticismo industrial» que incluye su obra en Avilés y que supone una reflexión sobre los límites de la industria. «Pensamos en los límites físicos y conceptuales, interviniendo en áreas portuarias, en zonas postindustriales, en los límites, bien sean ciudad-industria, ciudad-mar, mar-industria. Allí es donde nos sentimos cómodos, cerca de los contenedores, de las vías de tren, de las grúas y chimeneas. Lugares con reminiscencia al paisaje de mi infancia, a arquitecturas siempre referente, como las de Vaquero Palacios y Álvarez Castelao».

    Premio Nacional a la Excelencia a los carteros de Cangas del Narcea

    Oficina de Correos de Cangas del Narcea en la calle Gabriel Arce (Chapinas) nº 4

    Correos ha concedido el Premio Nacional a la Excelencia a la oficina de Cangas del Narcea. Nuestros carteros han obtenido el primer premio entre 217 unidades de distribución que competían a escala nacional en la categoría de unidades con más de 16 carteros.

    Este premio galardona a Correos de Cangas de Narcea por emplear de forma eficiente sus recursos, utilizar adecuadamente la información y realizar correctamente los procesos, contribuyendo, con ello, a alcanzar los objetivos fijados.

    Sin duda alguna todo un reconocimiento a la labor de los profesionales de la oficina local que recibirán su distinción cuando sean entregados todos los galardones a las oficinas, cartería y centros logísticos premiados en las diferentes categorías.

    Desde el Tous pa Tous os enviamos nuestra felicitación y agradecimiento a todos los carteros de Cangas por vuestra profesionalidad.

    alt

    Homenaje en Cangas a Pasamontes y Menéndez

    alt

    Antonio Menéndez González (Cangas de Narcea, 18 de agosto de 1946). Foto de Rudi Aruiz Diez, año 1976

    El ciclista profesional Luis Pasamontes Rodríguez y el histórico Antonio Menéndez González tuvieron el sábado 10 de diciembre un emotivo homenaje en su tierra de Cangas de Narcea, donde se descubrió un monolito en el que se representa a un ciclista escalando una montaña, para recordar a estos dos grandes corredores que compitieron en el Tour de Francia, Giro de Italia y Vuelta a España. También se le entregó una placa de reconocimiento a Higinio González, que fue un ciclista independiente que corrió la Vuelta Ciclista a Asturias de 1955 y 1956 ante Federico Martín Bahamontes y Bernardo Ruiz, gracias a  unos días que le dejaron de descanso en la mina.

    La idea partió del nuevo club cangués Asociación CicloAstur, que preside Oliver Losas López, que se presentó oficialmente ese mismo sábado en el Ayuntamiento de Cangas del Narcea con la presencia del Director General de Política Deportiva del Principado de Asturias Marcos Niño Gayoso.

    alt

    Luis Pasamontes Rodríguez (Cangas de Narcea, 2 de octubre de 1979). Foto: www.luispasamontes.com, año 2011

    Después toda la comitiva se trasladó al Muro de Santiso, una rampa de 356 metros que quiere imitar al Grammont de las clásicas belgas, para descubrir allí el monolito. Se trata de una figura esculpida en una chapa de acero de 15 milímetros de espesor, realizada por Dacero como homenaje a los ciclistas Antonio Menéndez y Luis Pasamontes.

    Antonio Menéndez (Cangas del Narcea, 18 de agosto de 1946) fue profesional de 1970 a 1979 y se distinguió por ser un gregario de lujo para campeones como José Manuel Fuente “El Tarangu” o Paco Galdós en el equipo Kas. Ello no impidió que fuera dos veces medalla de bronce en el campeonato de España de fondo en carretera y que ganara la clásica de Llodio y etapas en la Vuelta a España, Tour de Córcega y Giro de Italia.

    Luis Pasamontes (Cangas de Narcea, 2 de octubre de 1979) lleva en profesionales desde 2003 en Relax (2003-2005), Unibet (2006-2007), Caisse d´Epargne (2008-2010) y ahora está en Movistar. Es un gran gregario para figuras como Alejandro Valverde o David Arroyo, pero también logró triunfos en la clásica Memorial Manuel Galera o etapa en el Tour de Valonia.

    Un cangués gana el Concurso de Carteles del Festival de Cine de Zaragoza

    Cartel ganador. Título: Zine. Autor: Francisco Jesús Redondo Losada

    El ganador de la segunda edición del Concurso de Carteles del Festival de Cine de Zaragoza ha sido el creativo, de origen cangués, Francisco Jesús Redondo Losada, y su cartel “Zine” se convertirá en la imagen oficial de la 16ª Edición del Festival de Cine de Zaragoza.

    Este premio consiste en un diploma acreditativo y una dotación económica, han indicado desde la organización de este certamen.

    Los dos accésit, que recibirán su consiguiente diploma, han sido para el cartel titulado “Cine se escribe con Z” del valenciano José Luis Prieto, y para “Luz” del creativo aragonés Gofer.

    Además, este jueves, 10 de noviembre, se harán públicos en la página web del Festival de Cine de Zaragoza ‘www.festivalcinezaragoza.com‘ los seleccionados a concurso de las diferentes categorías del FCZ.

    NOTICIA RELACIONADA: Un libro que toca miradas

    El gremio de libreros reconoce la labor de la librería Treito

    La profesora canguesa Mercedes Pérez durante la presentación de su libro -Uría y el patrimonio de las obras públicas en Asturias a mediados del siglo XIX- en la librería Treito; Foto: Mera

    La Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) ha reconocido la labor de la librería Treito de Cangas del Narcea, finalista del Premio Librería Cultural 2011. Este premio es una iniciativa de CEGAL con la colaboración de la Dirección General del Libro del Ministerio de Cultura, que premia a las librerías por su tarea de difusión del libro y de la lectura dentro o fuera del espacio físico de la librería.

    De esta manera, la librería canguesa recibe el reconocimiento público a su trayectoria de los últimos años, caracterizada por realizar una tarea continua de dinamización cultural y de difusión del libro y de la lectura, resultando ser un punto de encuentro para toda la sociedad canguesa. Animación a la lectura, exposiciones, celebraciones del día del libro y presentaciones de nuevas publicaciones son algunos de los eventos a los que nos tiene acostumbrados esta popular librería desde “El Paseo al Corral” en Cangas del Narcea. 

    Desde la web del Tous pa Tous también queremos mostrar nuestro reconocimiento a su labor y nuestra más sincera felicitación.

    Neto, premio Haxtur al humor 2011

    Neto recogiendo el premio Haxtur al humor 2011 en el XXXV Salón Internacional del Comic del Principado de Asturias.

    Los prestigiosos “Premios Haxtur” es una de las actividades más importantes de la revista de crítica de cómics El Wendigo, fundada en 1974 y por tanto la más veterana, en este campo, de España y una de las más antiguas de Europa. Además, es la organizadora del Salón Internacional del Cómic del Principado de Asturias.

    Ernesto García del Castillo, cangués, socio del Tous pa Tous y más conocido popularmente como Neto, fue galardonado recientemente con el primer premio en la categoría de humor. Por lo complicado e injusto que resulta la valoración de una sola obra específica, este premio se adjudica a la labor de todo un año. El jurado premia por tanto, el trabajo gráfico de Neto a lo largo de 2011 en La Voz de Asturias. Neto, uno de los clásicos del humor gráfico asturiano, ya sabe lo que es ganar un premio Haxtur pues, en 2002 recibió el premio a la mejor historia larga por su libro Nuestros Paisanos.

    Desde aquí nuestra felicitación y más sincera enhorabuena.

    Rosa Fernández corona el Manaslu, su sexto ochomil

    Manaslu (8.156 m), en lengua sanscrita quiere decir montaña del espíritu

    La montañera canguesa Rosa Fernández ha coronado la cima del Manaslu, la octava montaña más alta del planeta con sus 8.156 metros, lo que significa su sexto ‘ochomil’ y es ya la segunda alpinista nacional con más ‘ochomiles’ tras Edurne Pasaban.

    En tan sólo 20 días desde su llegada al campo base, Fernández logró su objetivo acompañada de su ‘sherpa’ Dorchi. Al regresar al campamento reconoció estar “muy contenta”. “Los últimos días han sido muy duros, ya que había un frío intenso, más de lo habitual”, apuntó.

    La asturiana reconoció que tenía problemas de congelación en los dedos de los pies, ya que al subir sin oxígeno, el frío es mucho más insoportable. De todos modos, espera no necesitar tratamiento hospitalario.

    Rosa en el Kangchenjunga, la pasada primavera.

    Rosa Fernández, que en su doble condición de ciclista y montañera se había preparado muy bien en julio y agosto, también reconoció que había tenido muchísimas molestias en el estómago, posiblemente debido al tratamiento que está siguiendo aún debido al cáncer de pecho que padece.

    Los problemas físicos se agudizaron los dos últimos días por la altitud y el frío, ya que no ha podido comer nada en absoluto, lo que ha hecho mucho más dura su ascensión. Rosa que quiso subir el Manaslu en solitario le daba las gracias a su ‘sherpa’ que en todo momento le animó para llegar a la cima.

    Por último, reconoció que había podido disfrutar de la cumbre, al estar el cielo despejado. Para ella fue un espectáculo único. La montañera asturiana también apuntó que no quiere “competir con nadie, ni buscar récords”. “Mi principal récord es ponerme a prueba a mí misma”, concluyó.


    06/10/2011

    El cangués Tano Ramos gana el premio Comillas de historia, biografía y memorias

    Tano Ramos (Cangas del Narcea, 1958). Foto: Ed. Tusquets

    El escritor asturiano Tano Ramos ha ganado este viernes el XXIV Premio Comillas de historia, biografía y memorias por su libro El caso Casas Viejas que relata el levantamiento anarquista que tuvo lugar en 1933 en la localidad gaditana de Casas Viejas (Cádiz).

    El jurado, formado por Miguel Ángel Aguilar, Emilio La Parra, Josep Ramoneda y Josep Maria Ventosa –en representación de la editorial Tusquets, que impulsa el premio–, ha decidido premiar esta historia que recuerda el levantamiento anarquista y la respuesta militar que provocó, y que trajo consigo la muerte de 14 campesinos y puso en serios aprietos al gobierno del entonces presidente Manuel Añaza.

    Según ha informado el jurado en un comunicado el relato construido por Ramos “invita a reflexionar sobre la patológica relación existente en España entre los tribunales y los medios de comunicación, tanto en los convulsos años treinta como en casos más recientes de nuestra historia”.

    Ramos (Cangas del Narcea, Asturias, 1958) recibirá como premio una estatuilla de bronce diseñada por Joaquín Camps y un anticipo sobre derechos de autor de 20.000 euros.

    Elisa García López premio “Next Generation” 2011 Europe

    La canguesa Elisa de los Reyes García López con el 2º premio Holcim “Next Generation” 2011 Europe

    El 15 de septiembre desde Milán, Italia, fueron anunciados los ganadores europeos de la tercera convocatoria de los Holcim Awards for Sustainable Construction (Premios Holcim para la Construcción Sostenible).

    Desde aquí queremos felicitar a nuestra socia, Elisa de los Reyes García López (Cangas del Narcea, 1981), ganadora del 2º premio Holcim “Nueva generación” dotado con 15.000 $. La arquitecta canguesa participó en esta edición con su proyecto: Reutilización de material y esquema de transformación regional en Gijón, España.

    Elisa estudió la carrera de arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, Universidad Politécnica de Madrid y el premio obtenido precisamente se refiere a proyectos realizados en el ámbito académico, estudios de grado, master, o doctorado.

    Para más detalles sobre este premio y el proyecto, por favor visite Holcim Awards “Next Generation” 2 º premio 2011 Europe.

    De Arayón al Espacio

    Sandra Gonzáles, 23 años, ingeniera en telecomunicaciones. Foto de Miki López.

    Sandra González vuela alto. En julio se incorporó, con una beca de un año, al centro que la Agencia Espacial Europea tiene en Noordwijk (Holanda), el European Space Research and Technology Centre (Estec), y allí trabajará en el campo de la electrónica de potencia, investigando cómo obtener la energía que hace funcionar los satélites y cómo distribuirla de la manera más eficiente por su interior. Hace unas semanas recogió su título de ingeniera superior en Telecomunicaciones en la Universidad de Oviedo.

    Cuando ingresó en la escuela,dejó su pequeño pueblo de Arayón, en Cangas de Narcea, para instalarse en Oviedo, desde donde cada día se trasladaba a clase a Gijón. “Pasé de vivir con mi familia a estar sola, pero no me costó. Siempre fui bastante independiente”, dice. Por eso, tal vez, emprende su aventura espacial con confianza y alegría.

    Durante estos últimos años, ha colaborado en el proyecto europeo ESMO, que culminará en el 2014 cuando se ponga en órbita el primer satélite diseñado por estudiantes y que girará alrededor de la Luna. “Ingresar en la Agencia Espacial era algo que veía muy distante”, reconoce, y sin embargo, apenas acabada la carrera, ha entrado en la ESA. “Esta experiencia me va a ayudar en mi incorporación a la industria aeronáutica europea”, avanza. Apuesta por imponerse metas y perseguirlas, por inalcanzables que parezcan. “Me decían que Telecomunicaciones era muy duro. Cierto, pero yo lo tenía muy claro. Disfruté la carrera, es difícil, hay que estudiar muchas horas, hacer prácticas… Si es lo que te gusta, aunque te exijan, lo haces contenta”, asegura.

    La cumbre más difícil, el mayor éxito alpinístico de Rosa Fernández

    Rosa Fernandez Rubio nació en Cangas del Narcea (Asturias) en 1960

    Rosa lo ha conseguido, una vez más, cuando se plantea un reto de la máxima dificultad. Solo pensarlo parece fuera de sus propios límites: sin equipo de apoyo, con un solo serpa y con las fuerzas físicas disminuidas tras la larga convalecencia y el tratamiento de un cáncer,  se  enfrenta al reto más duro y complicado  que podía imaginar, el Kangchenjunga, la montaña más solitaria y peligrosa de Nepal, donde los más duros alpinistas han sufrido sus experiencias más dramáticas y donde algunos de los de mayor prestigio, han necesitado ayuda para salir con vida.

    Rosa ha hecho lo que parecía imposible, alcanzar los 8.586 metros del Kangchenjunga y bajar hasta el campo base por sus propios medios. Esta es la tercera montaña más alta del mundo y, con esta ascensión, Rosa ha ascendido cuatro de las cinco grandes: Everest, Makalu, Lotshe y Kangchenjunga. Hoy día, a nivel mundial, no habrá más de diez mujeres que hayan hecho esta cima (este dato no es más que orientativo).

    El sábado, día 21 de mayo, Rosa ha llegado de vuelta al campo base, de donde salió hacia la cumbre hace nada menos que ¡nueve días! El jueves por la tarde salió del campo 4, a 7.700 metros, hacia cumbre con Oscar Cadiach, este gran alpinista tuvo que retirarse sin  completar la  ascensión, pero ha sido tan generoso, que esperó a que Rosa volviese al campo 4. Tras más de 20 horas lo encontró allí, y Rosa cuenta que se le abrazó y lloró de emoción al saber que Rosa lo había conseguido.

    Comenta que otra compañera de expedición, Cleo Wiedlicki, ya llegó en su intento en muy malas condiciones al campo 3 y  sufre ceguera, allí se ha tenido que quedar, imposible descender,  y esperan poder rescatarla en helicóptero (esta situación hace no más de cinco o seis años, fácilmente hubiese sido mortal).

    Rosa no lo sabe aún, o no ha querido decirlo, pero es posible que tenga congelaciones en los pies y algo de menor importancia en las manos. A pesar de todo, ahora está muy, muy  contenta y al fin podrá descansar tras este suplicio. La comunicación con ella ha sido muy mala y se cortó  en dos o tres minutos.

    A mí  personalmente me parece increíble lo que acaba de hacer Rosa. Se cumplen seis años exactamente de su ascensión al Everest por la cara norte (21 de mayo de 2005, también sábado). Sin duda, y como ella me ha dicho, es  la montaña más dura de la tierra. Ese mismo comentario se lo hizo también Mingma, sherpa que  anteayer alcanzó la cima, convirtiéndose en el primer sherpa que completa los 14 ocho miles. Para él también ha sido la montaña más dura y difícil. Tiene una dificultad añadida y es que el  descenso también es muy complicado, incluso en la parte más baja de la montaña, cuando ya bajas totalmente “fundido”.

    Rosa tiene en su historial las siete cumbres, única mujer española que lo ha completado. Su primera cumbre de ocho mil metros en el Himalaya fue el Gasherbrum II, en el año 1997, cuando tenía ya 37 años.


    23/05/2011

    alt

    Un libro de Mercedes Pérez sobre la vida y la obra de Uría

    alt

    Cubierta del libro

    El Real Instituto de Estudios Asturianos acaba de publicar el libro Uría y el patrimonio de las obras públicas en Asturias a mediados del siglo XIX (Oviedo: 2011, 448 págs.), cuya autora es nuestra socia y vecina Mercedes Pérez Rodríguez.

    Mercedes nació en Cangas del Narcea en 1955, es profesora del IES y coordinadora del Aula de la UNED de Cangas del Narcea. El libro es el resultado final de un trabajo de investigación iniciado hace más de diez años, que obtuvo en 2002 el Premio Padre Patac y que en julio de 2005, más ampliado, se presentó como tesis doctoral en la Universidad de Oviedo. Tenemos que agradecer a Mercedes este esfuerzo por estudiar la vida y la obra de José Francisco Uría y Riego (Santolaya de Cueiras, 1819 – Alicante, 1862), uno de las personas que más hizo por nuestro concejo en el siglo XIX.

    Miembro del partido liberal moderado, fue diputado por el Distrito de Cangas del Narcea en las Cortes y Director General de Obras Publicas entre 1858 y 1862. En estos cuatro años su labor fue enorme, y Asturias le debe muchas de las infraestructuras (carreteras, puentes, puertos, ferrocarril León-Gijón, faros) que fueron claves para su desarrollo económico. Después de su prematura muerte, con 43 años, su labor fue reconocida por sus paisanos y de este modo su nombre todavía permanece en el callejero de Oviedo, Gijón, Luarca y Cangas del Narcea.

    Cangas del Narcea le debe varias obras importantes. Gracias a él se comenzó la construcción del Juzgado y de las Escuelas Publicas de la villa en 1861; se trazó e inició la carretera de Luarca a Ponferrada por el puerto de Leitariegos y el Estado cedió en 1860 el monasterio de Corias, abandonado desde 1835, a los Dominicos. Además de esto, fue una persona muy interesada en la agricultura y la mejora de los productos del concejo, especialmente el cultivo de los viñedos y la elaboración del vino, así como la plantación de árboles, la introducción de nuevos cultivos, las plagas, etc. Presentó varios productos de Cangas del Narcea en la Exposición General de Agricultura, celebrada en Madrid en 1857, en la que obtuvo una medalla de bronce por jamones y cecina de vaca.

    El estudio de Mercedes Pérez Rodríguez trata tanto la biografía personal de Uría, como su actividad política y administrativa. Asimismo, desmenuza la historia de los proyectos de obras públicas que puso en marcha en Asturias y que debido a su temprana muerte no pudo ver concluidos en la mayor parte de los casos.

    Uría fue un político trabajador y honesto, que conocía muy bien el funcionamiento de la administración pública, y por eso pudo hacer tanto en tan poco tiempo. Fue un heredero de aquellos ilustrados asturianos del siglo XVIII, como el famoso Jovellanos, que trató y estuvo en casa de su abuelo Antonio Uría, que dedicaron sus mejores anhelos a la mejora y el progreso del país. La publicación de este libro servirá para recordar su figura y es un motivo de satisfacción para el Tous pa Tous.

    A LA MEMORIA DE … Un proyecto del Tous pa Tous para llevar la historia a la calle

    Placa conmemorativa en Londres.

    Cuando uno pasea por muchas ciudades y villas de Europa es habitual ver, en las fachadas de los edificios, placas conmemorativas en las que se recuerda que allí nació, vivió o murió algún personaje relevante, o que en ese sitio sucedió un hecho importante para la comunidad, o que en ese lugar estuvo ubicada una sociedad, una empresa o una industria que merece ser recordada. La ciudad de Londres, por ejemplo, esta llena de estas placas. Su presencia rememora la existencia de personas que por sus obras y pensamientos ayudaron a mejorar la sociedad. Es una costumbre de países que respetan su pasado y ejercitan cotidianamente su memoria colectiva.

    Lápida dedicada a don Facundo Meléndez de Arvás en la parroquia de Cangas del Narcea, obra del escultor Peresejo, 1929.

    En la villa de Cangas del Narcea hay dos placas de esta clase en las Escuelas Públicas, dedicadas a los maestros José María Flórez y Genaro González Reguerín, que fueron sufragadas por suscripción popular y por “sus discípulos” en 1915 y 1918, respectivamente; aunque hoy, todo hay que decirlo, están medio tapadas por unos arbustos.

    Placa dedicada a Félix Mª. Villa en el Asilo de Cangas del Narcea, 1921.

    De estas dos placas escribiremos otro día. También entre este tipo de lápidas conmemorativas podemos incluir otras más, sufragadas todas por suscripción popular: la dedicada al médico y fundador del Tous pa Tous Mario Gómez, colocada en la casa donde nació en 1872; la del maestro Ibo Menéndez Solar, colocada en la calle que lleva su nombre, que carece de cualquier información sobre el personaje; la de Félix María Villa, fundador del asilo de ancianos, colocada en 1921 en la fachada de esa institución, y la de Facundo Meléndez de Arvas, descubierta en 1929 en la fachada de la iglesia parroquial que da a la plaza de La Oliva.

    Lápida dedicada a Mario Gómez Gómez, colocada en la casa donde nació en 1872.

    Esta última lapida, hecha con mármol y bronce, fue realizada por el escultor José Pérez Pérez, “Peresejo” (Barcelona, 1887 – Alcoy, 1979), que desarrolló su carrera en Madrid donde trabajó como profesor de modelado de la Casa de la Moneda y restaurador de escultura del Museo del Prado; Peresejo obtuvo varias medallas y menciones honoríficas en Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, y realizó numerosas esculturas y monumentos públicos.

    Lápida dedicada a don Ibo Menéndez Solar con su efigie en bronce que fue sacada de una fotografía.

    El Tous pa Tous quiere retomar esta buena costumbre de la placa conmemorativa y tiene ideado colocar una serie de placas de bronce dedicadas a la memoria de algunas personas, canguesas y forasteras, que han hecho en su vida algo destacado, que creemos que merece la pena recordar. La idea, además, pretende identificar un lugar o un edificio determinado con el personaje, de modo que podamos valorar y recrear a ambos.

    Diseño de la placa dedicada a Luis Alfonso de Carballo realizado por Enric Franch. Medidas: 35 x 60 cm

    La primera placa estará dedicada a Luis Alfonso de Carballo, y se colocará en los próximos meses en el barrio de Entrambasaguas, donde nació este historiador, literato y jesuita en 1571. La segunda, que pretendemos colocar también en este año para celebrar el bicentenario de su muerte, se dedicará a Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) y se pondrá en la casa del conde Marcel de Peñalba, en la calle Mayor, donde residió este ilustre asturiano entre el 5 y el 20 de octubre de 1796.

    Al abogado Florentino Quevedo Vega

    Florentino Quevedo Vega, abogado.

    En la sede del ilustre Colegio de Abogados de Oviedo, tuvo lugar el acto protocolario para la imposición de la Cruz de San Raimundo de Peñafort que, en el pasado mes de agosto, el Ministerio de Justicia le concedió al abogado de Cangas del Narcea Florentino Quevedo Vega, lo que me lleva más allá de una razón de amistad personal, con la cual me honra, a escribir unas líneas breves pero llenas de afecto personal, con que sumarme al reconocimiento público de este buen amigo y enorme letrado. Dígase que aquélla es la distinción otorgada por el Ministerio de Justicia para premiar sobremanera los servicios prestados por los funcionarios de la Administración de Justicia, los miembros de las profesiones directamente relacionadas con ella, y cuantos otros hayan contribuido en su estudio y aplicación al desarrollo del Derecho, sin nota alguna oficial desfavorable en las actividades jurídicas desempeñadas.

    Viene esta importante distinción, bien merecida en este caso, precedida de otros recientes reconocimientos profesionales, de los que algunos medios se han hecho eco, señaladamente el periódico La Nueva España. Digo merecida y no creo equivocarme en el caso de Quevedo Vega, ya que en una época como la que nos ha tocado vivir, de éxito en ocasiones fácil y embriagador, a veces conseguido por puro azar o sin mérito reseñable, Quevedo es rara avis en cuanto ejemplo vivo y bien elocuente de hombre hecho a sí mismo, que procedente de una familia humilde de la vecina Galicia, con enorme vocación, espíritu de sacrificio, saber hacer y energía poco común, ha alcanzado un reconocimiento profesional en el mundo del Derecho y, en concreto, de la abogacía más que notable y que le permiten aún hoy, a sus envidiables 91 años, continuar trabajando con un entusiasmo casi juvenil, lo cual debiera servir de estímulo y acicate a aquellas generaciones más jóvenes que buscan hoy, en un entorno social y profesional sin duda muy difícil, su porvenir profesional.

    Si bien el Derecho, a través de la abogacía ha marcado la vida profesional de Quevedo, su formación fue originariamente otra muy distinta, ya que, como recordarán muchas personas con mayor experiencia vital que yo, ejerció muchos años ese noble oficio de maestro de escuela llegando a ser ya a finales de los años cuarenta, muy joven por tanto, director de colegio (Nuestra Señora del Carmen). Estudió la carrera de Derecho que simultaneó con el trabajo anterior, habiendo dado clases a varias generaciones de cangueses. Fue asimismo procurador durante nueve años, lo que le permitió conocer los entresijos de la burocracia judicial, como antesala privilegiada para su posterior e inmediata dedicación a la abogacía, que ya no abandonaría hasta hoy, durante prácticamente cincuenta años ininterrumpidos.

    Seguramente algunos no sabrán que además, entre tanta ocupación, a Quevedo le dio tiempo a obtener el grado de doctor en Derecho, que lo llevó a, tras varios años de intenso estudio y dedicación al tema, culminar su tesis, publicada después bajo el título de «Derecho español de minas». Esta obra que viene con frecuencia citada entre la bibliografía específica en la materia, tuvo el indudable mérito de abordar sistemáticamente o en conjunto la general problemática jurídica que el Derecho minero planteaba, como rama del ordenamiento, haciéndolo Quevedo además con unos mimbres en la literatura anterior muy rudimentarios.

    El doctorado fue una credencial sin duda excelente con la que Quevedo inicia su posterior y exitosa andadura profesional, principalmente aunque no sólo, en el asesoramiento de empresas mineras, algunas de las más importantes a nivel nacional en el sector carbonífero y que continuará ejerciendo al momento actual. No puedo dejar de reseñar que esta obra ha sido en alguna ocasión injustamente tratada, por opiniones cuando menos poco informadas. Huyó Quevedo, al encarar la temática de su tesis doctoral, de elegir un tema fácil o que estuviera previamente trillado en la doctrina anterior. Este libro de Quevedo ha sido valorado más ponderada y justamente en otros lugares importantes, y a título de ejemplo puedo mencionar que no hace mucho, en los Anales de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, nº 37, de 2007 (Madrid), en un trabajo del eximio Díez-Picazo, catedrático de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Madrid, ex magistrado del Tribunal Constitucional y, sobre todo, maestro de una importante escuela de juristas, se refiere al libro de Quevedo en términos elogiosos. O en la más prestigiosa revista científica española de Derecho público, la Revista de Administración Pública, en un extenso trabajo de quien quizá sea el mayor especialista español en Derecho minero, Isidro Arcenegui, que, si no yerro, cita hasta siete veces a Quevedo Vega al abordar diversos aspectos del Derecho de minas.

    El doctorado, que le abrió las puertas de una especialidad profesional, la continuada luego y nunca interrumpida experiencia práctica en dicho campo, con su personalidad abierta y autodidacta, lo acreditan como uno de los mayores especialistas a nivel nacional en Derecho minero.

    Por todo ello, por ser ejemplo de laboriosidad sin desfallecimiento, por su buen hacer profesional, por su compañerismo, es una distinción oficial del todo merecida, que agranda la ya exitosa trayectoria profesional de Quevedo Vega como abogado, y llena de satisfacción y celebramos cuantos lo conocemos y queremos.

    ¡Felicidades, Quevedo!

    Sobre el centro de salud de La Cortina, en Cangas del Narcea

    Publicado en LNE » Cartas de los lectores » 5 de Diciembre del 2009

    Sobre el centro de salud de La Cortina, en Cangas del Narcea, ya se ha escrito mucho, han escrito muchos, y muchos han escrito mucho, y muchos mejor que yo. Y aunque tengo que admitir que, desde hace bastante tiempo, venía considerando en tratar seriamente el asunto, venía descartándolo de igual modo con gran velocidad, por ser un asunto tan incómodo. Sí, incómodo, por polémico, por bronco, por turbio, por político. Que no por política, que si bien nuestra realidad política tiene ese aire polémico, bronco y turbio, lo tiene por las acciones de nuestros políticos, no porque la política tenga que ser así. En cualquier caso, ahora les diré porqué querría yo escribir sobre algo así. Bien, escribo esto, porque en esta ocasión, se trata de algo personal.

    Y es que, desde hace un par de semanas, arrastro una serie de molestias derivadas de una lesión deportiva. Nada grave, únicamente un pie reticente para con el cumplimiento de sus funciones básicas, una molestia menor, pero demasiado prolongada en el tiempo. Por ello, dos semanas después de haber recibido los primeros auxilios en el ambulatorio de Pumarín, y sin estar solucionado el problema, decidí aprovechar mi estancia en la villa por las presentes festividades, para acudir a mi médico de cabecera, el mío y el de toda mi familia, el de toda la vida.

    Es a partir de aquí cuando empieza el calvario. El frío clima de los últimos días, y la continua presencia de un molesto orbayu o calabobos, esto último un poco más castizo, sumado a mí caminar renqueante. Me desanimaron a mí, como creo que hubiesen desanimado a cualquiera, de recorrer paseando los más de dos kilómetros que separan mi residencia del centro de salud, el provisional, el de toda la vida vamos, y del hospital con el que comparte edificio.

    Por esto decidí subir conduciendo, y tras recorrer varias veces el recinto del hospital, buscando una plaza de aparcamiento, dándome por vencido, y tras haber juramentado lo juramentable, y cagamentado lo cagamentable, terminé por aparcar en la no tan cercana Calle Sienra, teniendo que desplazarme bajo el orbayu, cojo y cabreado hasta el centro de salud.

    Señalar únicamente, pues no es el tema que ocupa este artículo, el pésimo estado de los accesos al hospital comarcal, muy peligrosos en coche (un cambio de rasante sin apenas visibilidad, justo tras el cruce transversal de la carretera comarcal), y una entretenida gincana mortífera para los peatones.

    Bueno, retomaré la historia habiendo llegado ya al centro de salud, habiendo ya cojeado el cojo, estando calado el bobo y cagamentado lo cagamentable. No me detendré, en lo desagradable que me resultó enterarme de que mi médico de cabecera no pasaba consulta esa mañana, pues el hombre se encontraba realizando visitas médicas por los pueblos del concejo. ¡Cáspita, córcholis, caramba!

    Y dejar muy claro que no me quejo ni de mi médico, ni de muchísimo menos de su labor. Y es que teniendo el concejo 825 kilómetros cuadrados, y unos quince mil habitantes dispersos en 285 núcleos habitados, algunos distantes a más de una hora en coche del hospital, con una población muy envejecida, no seré yo quien critique estas visitas médicas. Además, si tenemos en cuenta que los vecinos concejos de Ibias, Degaña y Allande, dependen en lo sanitario del hospital comarcal Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea, no es de extrañar que la carga de trabajo que soporta dicho centro y su personal, sea solventada únicamente mediante esfuerzos ímprobos.

    Y es que aún calado, cabreado y cojo, servidor no puede evitar pensar en que, si al desbordado hospital, y a su sobrepasado personal, le añadimos la insuficiente infraestructura de un indefinidamente provisional centro de salud. Apenas un largo pasillo, donde hace veinte años se anexaron unas diminutas consultas, y unas diminutas salas de espera, solo para salir del paso les dijeron, a los ya por aquel entonces hacinados médicos y pacientes. Pienso yo, que es normal que con estas mimbres, pasen estas cosas; por aquello que decía que de esos barros, vienen estos lodos.

    Y todo esto, con el solar para el nuevo centro de salud, este ya en el núcleo urbano, con un aparcamiento suficiente en el barrio de La Cortina; expropiado y pagado, diseñado y construido, preparado y acondicionado, y, claro está, y de aquí el problema, todo completamente paralizado.

    Y he aquí, que a los ciudadanos de a pie que nos llaman, se nos ponen los pelos de punta. Como escarpias si prefieren, que es más de la tierra. Y es aquí, que todos nos dicen de todo, digos y diegos, yendo y viniendo en su mayor parte.

    Se nos dijo desde el SESPA y la Consejería de Sanidad, que se prepara una reforma en la sanidad canguesa que incluye un centro de salud en el actual hospital comarcal. Nos dicen desde el ayuntamiento que para qué expropió entonces el anterior ejecutivo los terrenos de La Cortina. Se dice el ciudadano de a pie también que porqué, de construir un centro de salud, no lo construyen en el local acondicionado a tal efecto. Nos dice el concejal de sanidad que actualmente se han venido inaugurando varios centros de salud o consultorios médicos a lo largo de toda la geografía asturiana, citando como ejemplos, el Consultorio de Salud de Las Campas, el Centro de Salud de Tudela Veguín, el Centro de Salud de La Corredoria o el Consultorio Médico de Grandas de Salime. Y que de todo ello se desprende que existe consignación presupuestaria para obras en la sanidad, y que si en Cangas del Narcea no se hacen es porque no se quiere.

    Y a todo esto nuestros, al parecer poco venerables ancianos, y a los hechos relatados me remito (porque si no les construyen un centro de salud digno, será que son poco merecedores de veneración), se dicen unos a otros el porqué se construyen centros de salud en La Corredoria, o consultorios en Grandas de Salime, con grandes presupuestos y no uno en La Cortina, en el solar ya acondicionado, para saldar una cuenta pendiente desde hace veinte años, para dar solución a un problema presente hace veinte años, a un problema presente ayer, y a un problema presente ahora.

    Y es que, muchos dicen mucho, mucho se ha escrito sobre el tema, y todo lo que se diga es poco. Porque entre los muchos que dicen mucho, hay algunos que todavía se atreven a decir, que si el centro de salud de La Cortina no se construye, es porque no es necesario. Y entre los muchos que dicen mucho, aquí hay uno que, cabreado, calado y cojo dice, que eso, vaya a decírselo a su padre.

    Cortinas

    Derribo de los edificios expropiados para desarrollar, entre otras actuaciones, el centro de salud de La Cortina. Foto MERA

    La Nueva España – 19/01/2011

    Los partidos desempolvan el tema del centro de salud de Cangas, no para solucionarlo, claro, sino como arma electoral. En cuatro años que llevamos soportando ese enorme agujero en nuestra fe democrática, nadie ha querido asumir responsabilidades ni en la génesis ni en la solución del desaguisado. Todos echan balones fuera. Alega el anterior régimen que ya se sabía desde el principio que en el proyecto de La Cortina no iba el centro de salud. Lo sabrían ellos, porque al resto nos tenían completamente engañados o semejante despilfarro no hubiera salido adelante sin oposición. Alega el actual régimen que ellos se vieron «obligados» en su día a colaborar sin estar de acuerdo. Es curioso. Yo siempre creí que las «obligaciones» de los cargos electos eran para con sus votantes y no para con sus «pagantes». Un concejal de Urbanismo al que intentan hacer firmar algo que le parece inmoral debe elegir entre su dignidad y su sueldo. Todo lo demás son cortinas de humo.

    Antonio Ochoa es socio del Tous pa Tous y autor del blog Cosas del Suroccidente.

    Proyectos

    Vecinos de Agüera de Castañedo, cuchando las berzas. Foto de Miki López.

    La Nueva España – 12/01/2011

    No creo pecar de pesimista si digo que nuestra comarca lleva mucho tiempo en declive. Ni los más optimistas dejan de reconocerlo viendo los datos poblacionales. Cada vez somos menos y más viejos y la tendencia no es a mejorar. Dependemos peligrosamente del sector público y, ahora que el estado del bienestar va a ser sometido a un drástico adelgazamiento, es cuestión de poco tiempo que los recortes nos afecten. Esta «reconversión» del sector público, próxima e inevitable, sumada a las anteriores del campo y la mina, podría ser la puntilla que nos enviara al olvido. Frente a esto hacen falta proyectos de futuro, serios, ambiciosos y con amplio apoyo. Sin embargo, los aspirantes a liderarlos parecen más interesados en solventar sus rencillas personales y su única receta común parece ser «asfalto y cemento». Pues bien, las inyecciones de asfalto y cemento no curaron nuestros males ni lo harán. Sólo beneficiarán a los que las recetan y a los que las fabrican.

    Antonio Ochoa es socio del Tous pa Tous y autor del blog Cosas del Suroccidente.

    Un libro que toca miradas

    Redondo, en su estudio de Gijón, pasa páginas de su libro. Foto: Paloma Ucha

    El año pasado, durante la octava edición de AlNorte, el asturiano Francisco Redondo (Cangas de Narcea, 1968) presentó en el Palacio de Camposagrado de Avilés su proyecto ‘Tocando la mirada’, fruto del trabajo fin de carrera que realizó para la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias. Un libro ilustrado para ciegos (y también para videntes) concebido bajo la tutoría de la escuela, que fue seleccionado por la Bienal Iberoamericana de Diseño para su exposición en Matadero y acaba de ganar el premio de Diseño Gráfico otorgado por la Asociación de Diseñadores de Madrid.

    La idea del libro es «estimular el uso del tacto y ampliar la información visual», según el autor, cuyo objetivo primordial es «ayudar en la familiarización del sistema de lecto-escritura Braille para que puedan disfrutar todos juntos de sus imágenes». La obra consta de 30 ilustraciones, cada una compuesta por dos páginas. La primera es el troquelado en negativo de la silueta, y la segunda es la figura, dibujada mediante textos en Braille y alfabeto para videntes. El libro ha sido proyectado con una cubierta anterior y posterior más 67 páginas, y baraja diversas posibilidades de impresión futura.

    Sus pautas se inspiran en los estudios del estadounidense Ergon Ligon, diseñador gráfico de la Universidad de Texas, sobre la posibilidad de compartir la lectura de libros entre niños ciegos y videntes. «El sistema de Ligon», indica Francisco Redondo, «fue rápidamente incorporado porque antes el texto normal se intercalaba entre el Braille, molestando a unos y a otros».

    La fusión realizada por Redondo, que propone la interacción de diversas herramientas creativas, nuevas tecnologías y novedosos materiales, es una de las bazas más destacadas de este proyecto, que ha obtenido el aplauso de varios especialistas internacionales. «Basándome en la estética del pictograma y en las imágenes de los libros de aprendizaje de la lecto-escritura tradicional», señala Francisco Redondo, «pretendo que se acostumbren a reconocer símbolos de forma táctil y mental. Una mariposa volando puede ser muy difícil de visualizar en su mente, pero quizás puedan advertir un mensaje codificado en esa forma».

    Expositor remiso, Francisco Redondo es un ‘viejo’ conocido del circuito asturiano, donde ha realizado varias exposiciones individuales y colectivas, siendo recientemente seleccionado en algunos certámenes de arte, como el Daniel Martínez Pedrayes. Su trabajo alterna la pintura, la escultura y el análisis de los nuevos medios, con especial dedicación a la disciplina de diseño. Entre sus últimos trabajos destaca la serie ‘Autorretratos en movimiento’, que alterna la presentación bidimensional, la edición y las animaciones digitales.