El Tous p@ Tous

Sociedad canguesa de amantes del país

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Spanish English French German
Portada El Tous pa Tous Historia Orígenes del Tous pa Tous

Orígenes del Tous pa Tous

E-mail Imprimir PDF

Dibujo_la_maniega.bmpNada mejor para dar a conocer los orígenes de nuestra Asociación que pasar a tercera persona lo que nuestro fundador, D. Mario Gómez, escribía en primera con motivo del primer aniversario del Tous pa Tous en La Maniega Num. 5, Cangas de Tineo, Diciembre de 1926.

Corría el año 1925 y la idea de El Tous pa Tous, hacía años que venía cheldando en el caletre de D. Mario Gómez y Gómez. Rodando por el mundo, veía con dolor, muchas veces, cómo en los mismos pueblos vivían los cangueses sin llegar a conocerse; por eso pensó en el medio de ponerse en comunicación. He aquí el origen de LA MANIEGA. Si con la idea en la mente, no la expuso antes, fue porque el sino le apartó varias veces de Madrid, lugar único en el que la Asociación debía iniciarse.

No se creía además con la autoridad o prestigios suficientes para tamaña empresa. Tuvo siempre gran fama de festejero y frívolo, para que pudiese ser tomada en serio una tal propuesta suya. Temió que se la desdeñase como a una comenecia del gaiteiro.

En ese año de 1925 D. Mario Gómez había vuelto a la Corte y, según sus propias palabras, “con más canas y un poco más de seso; algo asentado, diríamos”, y como la idea le seguía remoliendo en el cacumen y como creía contar con quienes la prohijasen, se atrevió al cabo.

Escribió en unas cuartillas el programa de El Tous pa Tous; las dio a leer a los paisanos amigos y, desde luego, encontró buena acogida; invitó entonces a los que le parecieron más entusiastas y formaron una Junta gestora. Como él vivía en un palombar, con tres sillas y un tayuelo por todo mobiliario, aceptaron la oferta de don Cándido Gayo, de Brañas, y en una sala de su establecimiento, capaz para el más concurrido filandón, celebraron sus reuniones.

Desde aquel momento, si éxitos hubo en la fundación de El Tous pa Tous, según palabras de D. Mario Gómez, dejaron de ser suyos. La fe, el cariño, la actividad, el buen aquel de aquéllos, le auparon; le dieron cuerpo y vida.

Ya miedra El Tous pa Tous; ya fay galanes, decía. Los serenos cangueses que había en Madrid, se sumaron en masa. Ellos pudieron decir que gracias a su padrinazgo salió adelante. ¡Menaya los serenos! sic

Sus reuniones eran como de familia: todos atentos al engendro de todos. Sin etiquetas, sin preferencias, sin discursos, en alegra competencia de quien apurría más socios, cada uno robaba el tiempo a sus particulares intereses y salía por Madrid de apostolado, orgulloso luego de las anotaciones que traía.

Un día era don Agustín Rodríguez (Peña), de la Villa, el que aportaba veinticinco socios; otros tantos traían D. Victorino Fernández, de Cueras, don Manuel Pérez Rodríguez, de Trascastro, don Emilio Alvarez, de Rocabo. Otro día colmaban sus esperanzas don Manuel Rodríguez (Gonzalín), de Llano, o don Sandalio Menéndez, de Santiago de Sierra. La autoridad y saber de don Felipe Alvarez Gancedo daban carácter a las reuniones. El aplaudido torero, Artillerito, don Manuel Menéndez, de Larna les transmitía su optimismo; animoso llegaba siempre don José Fernández, de Fondos de Villa. Don Cándido Alonso, de la Villa, quien hizo al Tous pa Tous un obsequio valioso. Don Serafín Rodríguez, cangués de buena cepa, siguió atento los comienzos de la Sociedad, sin escatimarle su concurso.

El gaiteiro había formado corro. Sus sones no llamaban esta vez a bailar, pero sí a bodas, bodas entre la Villa y Concejo: entre los emigrantes y la tierra nativa.

Ya era ocasión de ir a Cangas a buscar resonancias para aquellos sones, que partían de Madrid; el Concejo y la Villa tenían que responder a la llamada: había que harmanar. Y Mario Gómez fue a Cangas.

Fue en diciembre de 1925, hace más de 80 años. Llegó con mal ambiente en la atmósfera y mal talante en el ánimo de los cangueses. Andaban aquellos días con la liquidación desastrosa de una cooperativa popular y era muy inoportuno hablar de nuevas asociaciones. La desconfianza nativa en las aldeas estaba muy despierta, y fueron muchos a poner la mona y los cuernos a sus proposiciones. En vano les decía que no había que firmar papel alguno: que con dar una perrona a la semana, se era socio, dejando de serlo, sin compromiso, con no dar la perrona.

¡Ni por esas!, por lo visto le hacían fu, como al gato, y fueron muchos los reacios. No se desanimó nuestro fundador por ello. ¡Con qué cara habría de volver de vacio ante los entusiastas de Madrid, diciéndoles que la Villa y el Concejo no habían respondido a su noble llamamiento! Por otra parte, encontró muy buenos cooperadores. Su sobrina, Elisa Alvarez Castelao, acogió a El Tous pa Tous con tal cariño y elocuencia, que en cuatro sábados convenció a gran número de los clientes de su casa. En los establecimientos de doña Dolores Rodríguez y de don Joaquín López Manso, se hizo activa propaganda. Mario Gómez aceptó la invitación para una conferencia de apertura en un Círculo recreativo y aprovechó para predicar El Tous pa Tous, y allí se anotaron más de ciento cincuenta socios. También logró que muchas jóvenes canguesinas prestasen buenos oídos al Tous pa Tous y se asociasen, y, con tal éxito, ya contaba la Sociedad con especial encanto.

Un día en que despejó el cielo fue a la muy culta villa de Besullo; gracias al señor Alcalde, al bizarro capitán señor Farfante, y a don Sabino Rodríguez, todo allí para él fueron facilidades; reunieron al pueblo y salieron de allí unos cincuenta socios. Otro día, igual que uno de los cuarenta del Diluvio, fue a Vega de Rengos. Don José Rabanal, delicadamente obsequioso, siempre propicio a los que a su parroquia llegaban en son de caridad, de progreso, de cultura, le presentó a los paisanos, y, claro es que, ante aquellos prestigios, su predicación había de ser fructífera. El docto maestro Sr. Pozal, les prestó su concurso. La insinuación de Fontela y la contundente oratoria de su hermano en casa de Elías, valieron para que se anotasen socios los vecinos de Posada y Ventanueva y algunos de Moal. El fiero temporal impidió que acudiesen los de otros pueblos.

Otro día fue a Llano, y con decir que iba guiado por don Pepín Uría, dicho queda habían de suscribirse todo Llano y todo Santa Eulalia. En Corias anotó su amigo Colás Cachón buen número de socios. En Corias tuvo un éxito que fue de su más íntima satisfacción. El señor rector de aquel convento, reverendo padre Fray Benigno Suárez, le prestó su atención, elogió la idea de El Tous pa Tous, y se anotó como socio. ¡Cómo no! ¡Cuándo desoyó aquella comunidad cualquier voz llamando a cooperación en las buenas obras del Concejo de Cangas! ¡Cuándo un rector de Corias había de desdeñar una propuesta de beneficencia, cultural, de amor y mutua ayuda entre les cangueses de buena voluntad! Aquel éxito le abría las puertas de todas las rectorales del Concejo, pues en Corias encontraban oriente para su sagrada misión, todos los párrocos.

El temporal le impidió hacer otras excursiones de propaganda, pero con lo predicado eran ya doscientos veintiún socios de la Villa; doscientos quince del Concejo; cuatrocientos tres en Madrid y cuarenta y cuatro entre los de provincias y de América. Ya había llegado la hora de constituir en Cangas la Junta directiva, la matriz, el Payar.

Había abonados en Cangas de acendrados amores al país, de prestigio, autoridad y de muy despejado criterio; mas no eran tantos los que, así bien dotados, ponían en actividad sus condiciones, y por eso invitó entre los amigos a quienes más trataba aquellos días, a los que más habían alentado sus propósitos. Como jamás se significó en la política canguesa, cupieron en El Payar los de más encontradas ideas, y así, y eso era indispensable, nacía El Tous pa Tous en un campo neutral y ajeno a todos los partidos.

El primero en aceptar complaciente su invitación fue el muy honorable sacerdote don Benito López. Con su sapiencia y recto juicio, él habría de orientar las decisiones de El Payar. No podía faltar su amigo don Manuel Muñiz, de muy nombrado aprecio en los pueblos y en la Villa. Fue nombrado vocal de ésta, y de la facina del Contorno, don Benito. Era imposible que le desairase el médico don Victorino López: sus espíritus habían caminado siempre juntos en el amor a Cangas; él aceptó gustoso la representación de Cibea. El acreditado comerciante don José Olalde, de Bimeda, quedó nombrado vocal por aquella facina. El probo maestro don Manuel Alvarez Uría, por Besullo; don Carlos Graña, el espíritu inquieto ante cualquier idea cultural que llegaba a Cangas, por Rengos. Con trabajillo logró que el espléndido y atractivo don Manuel Barreiro aceptase la representación de Sierra. Para la del Couto, fue nombrado su hermano.

¡Quién para una obra de fomento, de prosperidad, de progreso en la villa, o en el Concejo, no habría de anhelar la cooperación de don José María Díaz Penedela!
Amable a la invitación, aceptó la representación de la facina de provincias. Para vocal de la de Cuba, nadie mejor que don Manuel Alvarez, de Llano, el que en aquella isla había dejado una estela de grandes simpatías. Tenía D. Mario gran interés en que figurase en El Payar un amigo suyo que respiraba y hablaba y pensaba en el cangués más puro y acendrado: hablamos del médico don José Villa, que aceptó la representación de la Argentina.

Otro cangués de corazón, que desdeñó aún mayores caricias de la fortuna por regresar a la tierrina, don Emilio Colubi, aceptó el ser vocal por Méjico.

Gracias a una engañifa, a una trampa que le hizo, a una celada que le tendió, obtuvieron el éxito de que aceptase la presidencia el insuperable cangués don Pepín Uría. Le dieron un voto de confianza para que nombrase vicepresidente, y al parecer, fue gran acierto el suyo y gran satisfacción para todos ellos que nombrase a don Francisco Rodríguez, de Tebongo. Nadie mejor para secretarios que los distinguidos maestros don Ibo Menéndez Solar y don Frumencio Berciano. El recto y austero don Gonzalo Ortega aceptó con ánimo decidido el cargo de contador. Para tesorero era indicado su primo, José Álvarez Menéndez.

Y así quedaba constituido El Payar, y nuestro fundador se apuntaba como un mérito el haber conseguido llevar a la Junta a personas de tal representación, de tal valía y de tanto amor a Cangas.

Ya cum esu se terminaba el permiso que llevaba y tuvo que regresar a la Corte. Decía: “Bien sabe Dios que hice el viaje henchido de contento por las buenas noticias que podía dar a la Junta de Madrid. Nunca en mi vida llevé equipaje más valioso.”

El Payar
siguió celebrando sesiones. Estudió los Estatutos y el Reglamento, y obtuvo para ellos la aprobación del señor Gobernador de la provincia. Se dirigió con insistencia a nuestros paisanos en América. Organizó una Junta directiva de la Facina de la Villa; amañó los cabos sueltos e hizo gestiones para organizar el cobro de las cuotas en las facinas del Concejo.

 

Acceso socios

¡Únete a nosotros!

Domicilia tu cuota

La forma rápida y segura de pagar tu cuota del Tous pa Tous

Selecciona tu cuota de socio
(incluye tarifa Pay Pal)
Nombre
Apellidos


TOUS P@ TOUS Novedades photoset TOUS P@ TOUS Novedades
flickr

© Tous pa Tous. Sociedad canguesa de amantes del país